Colprensa

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa miércoles, 24 de abril de 2019

Se trata Hawei Eduardo López Amariles, jefe de seguridad del Búnker de esta institución en la capital del Tolima

El martes fue presentado ante el juez Octavo municipal con función de control de Garantías, Hawei Eduardo López Amariles, jefe de seguridad del Búnker de la Fiscalía en Ibagué.

En la sala dos del Palacio de Justicia se llevó a cabo ayer la audiencia en contra del funcionario de la Fiscalía luego de que miembros del Cuerpo Técnico de Investigación, CTI de la Seccional de Análisis Criminal, SAC, perteneciente al grupo de Obtención y Tratamiento de la Información, hiciera efectiva la orden de captura que pesaba sobre López Amariles, quien fue aprehendido el lunes a las 5 p.m. cuando terminaba sus labores y dentro de su oficina.

Según las autoridades, la investigación inició con la denuncia que interpuso una fuente anónima ante el ente de control donde refirió que supuestamente López Amariles, exigía sumas de dinero a personas para ingresar y trabajar en el área de seguridad de las instalaciones de la Fiscalía y además ofrecía asegurar su permanencia.

En la diligencia judicial que estuvo concurrida por compañeros de trabajo, familiares y conocidos del detenido, quienes se apostaron a la entrada de la sala, la Fiscalía 26 seccional de la Unidad de Administración Pública le imputó cargos por el delito de concusión.

Presuntamente, el jefe de seguridad del Búnker pidió entre 200 mil y un millón 700 mil pesos a cambio de otorgar los puestos para la vigilancia.

Con audios y mensajes de Whatsapp, la Fiscalía mostró en la diligencia judicial las evidencias sobre las denuncias en contra de López Amariles en hechos que habrían ocurrido a finales de abril y principios de mayo del 2018, y el 7 de marzo del año en curso, donde los presuntos afectados fueron Luis Enrique Delgado Ramírez, Andrés Camilo Lugo Santana y Luis Eduardo Delgado Valencia, quienes al parecer, pagaron para entrar a la empresa encargada de la seguridad del Búnker.
MODUS OPERANDI
Al parecer, López Amariles se conocía desde 2014 con Luis Enrique Delgado Ramírez y tenían un vínculo de amistad, además trabajaron juntos en seguridad. Delgado Ramírez le habría preguntado a López Amariles cómo hacía para que su hijastro Lugo Santana, quien no tenía título de bachiller, laborara en la empresa Granadina S.A.S. que el año pasado había ganado la licitación para prestar dicho servicio.

El documento falso fue conseguido y Lugo Santana presuntamente pagó 200 mil pesos y entró a trabajar.

No obstante, el mismo procedimiento se habría efectuado para que ingresara Delgado Valencia, sobrino de Delgado Ramírez, quien al parecer, le canceló a López Amariles 500 mil pesos del millón 700 mil pesos que, supuestamente, le pidió el procesado para incorporarlo a la empresa Granadina S.A.S. El pago se hizo en dos cuotas, la primera a principios de abril y la segunda, en junio.

En total, a López Amariles supuestamente le cancelaron 900 mil pesos.

¿Pero qué pasó? Este año, de nuevo se abrió la licitación para el servicio de vigilancia en el Búnker de la Fiscalía de Ibagué y se la ganó la empresa de seguridad Acosta, y Lugo Santana junto a Delgado Valencia quedaron desvinculados.

Y una vez más pretendían llevar a cabo el mismo proceso para que a ambos los afiliaran a la nueva entidad, sin embargo, eso no ocurrió.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.