Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa Martes, 17 de diciembre de 2013

El alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, quien se reunió en la mañana de este martes en la Casa de Nariño con el presidente de la República, Juan Manuel Santos, aseguró que el fallo de la Procuraduría no se puede convertir en una certeza jurídica en la institucionalidad colombiana.

“La Alcaldía va a pelear para que ese acto no se vuelva certeza en la Procuraduría. El derecho está conformado por nuestras leyes, por la Constitución y los tratados internacionales vueltos ley por nuestro Congreso, así que todos y todas estemos o no en el Estado estamos convocados a acatarlos”, dijo el burgomaestre capitalino.

El Mandatario Distrital agregó que recurrirá a medidas cautelares de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, Cidh, porque pese a que ese organismo internacional solo actúa en el momento en que se han agotado las instancias nacionales “el daño que se le hace a la ciudad es irreparable”.

Según el Alcalde, como en la Constitución están previstos los mecanismos del derecho también está contemplada la protesta popular, “porque hay un riesgo que se anule el voto popular. Las instancias gubernamentales están haciendo los análisis jurídicos, soy respetuoso de ello”.

Petro destacó que “el Gobierno Nacional, no ve enemistosamente los mecanismos que tiene el Alcalde en su defensa. Pero, lógicamente está preocupado por la situación que estamos viviendo”.

El burgomaestre dijo que no se presentó en la Casa de Nariño para solicitar el respaldo del presidnete Santos sino que solicitó que las decisiones jurídicas convencionales o internacionales se acaten por todo el Estado.

Por último, señaló que el fallo adverso de la Procuraduría fue un “acto arbitrario un abuso de poder que no tuvo en cuenta los pactos de derechos humanos. En esa medida el Alcalde está en su derecho de defenderse en las instancias judiciales, como en la plaza pública”.

A su turno el ministro de Justicia, Alfonso Gómez Méndez reiteró que el gobierno no va a intervenir ni a favor, ni en contra del Alcalde o el Procurador, “simplemente, el Presidente respetará las distintas decisiones que se tomen en las instancias judiciales.