Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa sábado, 30 de marzo de 2013

Luego del anuncio conjunto del Gobierno y las Farc sobre el aplazamiento del reinicio de las conversaciones, en Cuba, han surgido varios pronunciamientos al respecto. Algunos son optimistas, pero otros se inclinan por señalar que se pueden estar presentando inconvenientes en el proceso.

Desde el Ejecutivo; el jefe negociador Humberto De La Calle, señaló que no es cierto que exista una crisis, al contrario que la decisión se tomó para darle impulso a las negociaciones. “Es para mejorar, para imprimir impulso, no hay crisis”, dijo en RCN Radio. 

Por su parte; el ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, indicó que la postergación para la tercera semana de abril del octavo ciclo de los diálogos, ayudará a que se concluya de la mejor manera, la discusión del primer punto de la agenda, desarrollo agrario integral. 
 
"Allá en La Habana sí se habían hecho avances muy importantes. Seguramente estos días de análisis y consultas contribuirán a que se pueda rematar este proceso en la mejor oportunidad posible", afirmó Restrepo.
 
El presidente del Senado, Roy Barreras, coincidió en esta apreciación, al considerar que ese “receso”, en el cual las delegaciones trabajarán por separado los subtemas que restan del primer punto, servirá para “tomar impulso”. 
 
"Será bueno parar unos días para llegar de nuevo con fuerza y sacar adelante el primer punto de la agenda. Los colombianos necesitan el proceso de paz y creo que este pequeño receso servirá para tomar impulso", señaló Barreras. 
 
El otro lado
 
Desde el 'uribismo', comienzan a sonar voces que cuestionan la decisión. El senador Juan Carlos Vélez, expresó en su cuenta de Twitter, que “el aplazamiento de los diálogos de La Habana indica que el tan mencionado acuerdo aún no está cocinado".
 
Además, sostuvo que  otra de las razones para aplazar los diálogos es que para el Gobierno debe ser difícil conversar en medio de “tantos micrófonos espías”. 
 
“¿Como será el espionaje cubano al que se debe ver sometida la delegación del Gobierno en los diálogos de La Habana?”, agregó el parlamentario, en la red social. 
 
Entre tanto, para el presidente de Fedegán, José Félix Lafouri, lo que las Farc han querido, desde el principio, es ganar legitimidad y protagonismo, por lo cual no le sorprende que se dilaten las conversaciones y que se pongan nuevos temas sobre la mesa.  
 
Para este líder gremial, el aplazamiento de las discusiones también se relaciona con las diferencias marcadas entre el Gobierno y las Farc sobre el tema de las Zonas de Reserva Campesina.   
 
La opinión
 
De acuerdo con el analista de conflicto, Emanuel Rodríguez, si bien lo que se quiere transmitir es un mensaje de tranquilidad, será inevitable que en la opinión pública se comience a especular sobre dificultades en la mesa.
 
Sin embargo, "el próximo ciclo será fundamental para saber si, efectivamente, se le pondrá punto final al primer punto de la agenda o si las discusiones se extenderán más de lo que el Gobierno espera". 
LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.