Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Xiomara Mera miércoles, 2 de noviembre de 2016

En una primera instancia, María José Lamus, directora de Signos Distintivos, le negó a la empresa el registro del signo por considerar que esta podría ser confundida con la marca S.w.i.f.t de la empresa Society for Worldwide Interbank Financial Telecommunication Scrl, tal como esta lo había afirmado en la oposición que presentó cuando se enteró de la solicitud de registro.

Dentro del estudio de registrabilidad, la funcionaria tuvo en cuenta la Convención Panamericana y las disposiciones dadas en la decisión 486 de la comisión de la Comunidad Andina.

Pero Apple no se conformó con esa medida y decidió apelar ante el Superintendente Delegado para la Propiedad Industrial, José Luis Londoño,  argumentando que “en el presente caso no aplica la Convención Panamericana tal y como lo argumenta la sociedad opositora, ya que la sociedad opositora no es nacional o se encuentra domiciliada en EE.UU. o en otro país miembro, ni  es dueña de ningún establecimiento de comercio o fabril en dicho país o en otro país miembro”.

Además de ello, le informó a la Superintendencia que se encontraba en un proceso de negociaciones con su opositora para lograr un acuerdo de coexistencia de las dos marcas.

Por su parte, Society for Worldwide contestó que “contrario a lo manifestado por la sociedad solicitante, la Convención Panamericana es plenamente aplicable al caso de la referencia, pues a pesar de que mi poderdante se encuentra domiciliado en Bélgica, cuenta con un establecimiento comercial en Estados Unidos y  opera a través de su subsidiaria S.w.i.f.t. Panamerica, INC”.

“Las entidades gubernamentales, tanto administrativas como judiciales, que tienen dentro de sus funciones gestionar el sistema de propiedad intelectual en el país deben verificar no solamente el cumplimiento de las disposiciones de la normativa interna y comunitaria, sino también los tratados y convenciones suscritos en esta materia”, explicó Édgar León, profesor principal de la facultad de jurisprudencia de la Universidad del Rosario.

Después de evaluar los argumentos de las partes, Londoño encontró que afectivamente Society for Worldwide sí tenía negocios y establecimientos  comerciales en Estados Unidos y que no existía ninguna prueba anexada al proceso que le diera validez a la negociación de la coexistencia de las marcas, además de ello era evidente la similitud entre los signos. Por esto, confirmó la decisión de negarle el registro a Apple.

“Consideramos que la decisión de la SIC es acertada puesto que dicha entidad, sin lugar a dudas le dio una correcta aplicación a la Convención General Interamericana  sobre protección marcaria, ya que la marca solicitada reproduce la marca previamente registrada. Por lo anterior, consideramos que mediante esta decisión se han protegido correctamente los derechos marcarios sobre la marca Swift”, afirmó Juan Carlos Uribe, apoderado de Society for Worldwide y socio de Triana, Uribe & Michelsen.

Las opiniones

Juan Carlos Uribe
Apoderado de Society For Worldwide

“Consideramos que la decisión de la SIC es acertada puesto que dicha entidad, sin lugar a dudas le dio una correcta aplicación a la Convención General Interamericana sobre protección marcaria”.

Édgar León
Profesor de la Universidad del Rosario

“Las entidades gubernamentales tienen dentro de sus funciones verificar no solamente el cumplimiento de la normativa interna y comunitaria, sino también los tratados y convenciones suscritos en esta materia”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.