Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Ripe Martes, 16 de septiembre de 2014

Alrededor de 50% de las solicitudes de traducción que reciben los tribunales provienen de ciudadanos rumanos o árabes. La Administración española se hace cargo del coste de este servicio cuando son causas de justicia gratuita.

El crecimiento de la inmigración en España ha potenciado que los juzgados nacionales cuenten con un gran número de causas en las que se necesita la intervención de los servicios de interpretación y traducción.

Los resultados en relación con las lenguas más solicitadas pueden llegar a variar dependiendo de la región que se analice. Sin embargo, según datos aportados por el Ministerio de Justicia de España los dos idiomas más solicitados son el rumano y el árabe.

De hecho, estas dos lenguas copan la mitad de las necesidades de todos los partidos judiciales nacionales, siendo el rumano el más habitual con 26%, al que le sigue el árabe, con 23%.

Otra cuarta parte de las solicitudes de interpretación que se plantean en los juzgados está conformada por un grupo de nueve idiomas: búlgaro, 5%; chino mandarín, 4%; polaco, 3%; euskera, 3%; ruso, 3%; italiano, 2%; portugués, 2%; ucraniano, 2%; y volofo (lengua hablada en Senegal y Gambia), con 2%.

El resto de peticiones provienen de otros dos grupos muy distintos. Por un lado, uno que suma otro 15% de las necesidades de los tribunales, con idiomas más profesionalizados e intraeuropeos, como son el inglés, 9%; el francés, 3%; y el alemán, 3%.

Cerca de 10% restante de las necesidades de traducción e interpretación incluye hasta 41 lenguas diferentes, entre las que se encuentran el beréber, el moldavo, el hindi o el lenguaje de signos.

Frente a esta imagen fija y genérica del territorio español, es posible realizar un análisis más específico por regiones, mediante los datos que maneja la empresa SeproTec Multilingual Solutions, que provee de traductores e intérpretes a los juzgados de varias comunidades autónomas españolas.

En Madrid, por ejemplo, donde esta empresa ofreció sus servicios hasta el año pasado y acumularon más de 6.200 actuaciones, el rumano (29,4%), el árabe (14,6%) y el chino mandarín (10,4%) fueron las lenguas que ocuparon las tres primeras posiciones de la clasificación. El top 10 lo completaron el inglés, el búlgaro, el bengalí, el volofo, el francés, el ruso y el polaco.

En Cataluña el árabe (28,7%) se posiciona en primera posición, muy por delante del rumano (16,8%), y el inglés ocupa el tercer puesto, con un 7,6%.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.