Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

José David Castilla Jueves, 11 de octubre de 2018

EPS criticó el arresto y dice que sí acató orden judicial

Medimás volvió a participar en un nuevo escándalo judicial. Esta vez, Julio Cesar Rojas Padilla, representante legal de la EPS fue arrestado y deberá pagar 10 días de prisión. El arresto se produjo porque Medimás no cumplió con un fallo de tutela del 1 de agosto de 2017, en el que le ordenaban prestar atención especializada a un ciudadano diagnosticado con cáncer.

Según la Sijin de la Policía Nacional, el representante fue trasladado a sus instalaciones para cumplir con la orden de arresto, en cumplimiento con la orden emitida por el juez octavo penal con función de conocimiento de la ciudad de Villavicencio.

Medimás criticó la actuación judicial a través de un comunicado de prensa. La EPS anunció que sí le había otorgado al usuario todos los tratamientos necesarios para combatir su enfermedad, también aclaró que autorizó todos las terapias pertinentes para el estudio y control de la patología del paciente.
Medimás aclaró que ha prestado los cuidados necesarios “desde el 1 de agosto de 2017 a la fecha” también dijo que el tratamiento “ha sido acogido por la entidad de manera responsable, garantizando la prestación, que ha sido brindada de manera permanente”.

LOS CONTRASTES

  • Fabio AristizábalSuperintendente nacional de salud

    “Vamos realizar un programa especial de vigilancia, para garantizar la calidad y continuidad de los servicios de salud de los usuarios. Continuaremos trabajando para garantizar tratamiento de afiliados”.

Ante esta situación, la EPS le solicitó al juzgado Octavo Civil Municipal de Villavicencio el aval para remitir al paciente al Instituto Nacional de Cancerología. El juzgado aprobó la petición de la entidad y autorizó que la EPS realizara el tratamiento en esta institución.

Medimás informó que “la acudiente se rehusó a permitir la realización del tratamiento a través de esta IPS, poniendo en riesgo la vida de su hijo”. Por estos motivos, el juzgado ordenó que el paciente fuera remitido a la Clínica Santa Fe para continuar con el tratamiento. Los familiares alegaron que la EPS dejó de atender al paciente y remitieron una acción de desacato con la que hoy tienen bajo arresto al representante legal de la entidad.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.