Juliana Ramírez Prado - jramirez@larepublica.com.co Lunes, 12 de diciembre de 2016

Sin embargo, la entidad hizo caso omiso a los argumentos de oposición y decidió conceder el signo que identificará la clase 35 de la Clasificación Internacional Niza, es decir, productos de importación y comercialización de artículos para pesca y camping.

 Inicialmente, la Dirección de Signos Distintivos estableció que la solicitud no se encontraba incursa en alguna de las causales de irregistrabilidad consagradas en la Decisión 486 de la Comisión de la Comunidad Andina. No contento con el resultado, Arturo Calle radicó  un recurso de apelación que trajo a colación más de 150 marcas registradas en el mundo, entre las que sobresalen AC, AC Arturo Calle y Arturo Calle.

“La combinación de las letras A y C goza por sí sola de distintividad para ser registrada como marca, tanto así que mi poderante registró esta expresión y ha generado tal valor sobre la misma que hoy en día es una marca notoria” indicó su apoderado Juan Pablo Cadena. En este sentido, se recalcó que cualquier reproducción de esta combinación, como es el caso de la marca solicitada, necesariamente genera confusión en el público consumidor, quien está  familiarizado con el origen empresarial de Arturo Calle respecto de marcas que utilicen dicha combinación.

Cuando el delegado para la Propiedad Industrial, José Luis Londoño, evaluó los argumentos, consideró que si bien los signos en conflicto comparten cierta semejanza, cuando se analiza en conjunto el signo solicitado se evidencia que este cuenta con una representación gráfica tal que genera una impresión diferente en el consumidor a la que sobreviene de la marca notoria AC Arturo Calle y a las demás marcas opositoras.

Es decir, en caso de coexistencia no generará riesgo de confusión ni de asociación.  En tanto, el signo solicitad por Inversiones Almacén De Camping se puede inclusive pronunciar como “AK”, por la forma en que las letras se distorsionan. Además de  complementar con las cabezas de dos peces, que aunado a las expresiones explicativas “Almacén de Camping” trae a la mente ideas relacionadas con dicha actividad. Para la SIC, el signo solicitado no generaba confusión y, por ello, se decidió mantener la decisión de primera instancia.

Juan Carlos Martínez, profesor de la Universidad de la Sabana  está de acuerdo con la ecisión debido a que “el signo fundamento de la oposición es una marca notoria, por ende tiene vocación para romper el principio de especialidad. Sin embargo, dado que sus elementos  son dos letras del alfabeto, “A y C”, que las hace  inapropiables en exclusiva por ser de uso común, imponen al titular de la marca notoria soportar su uso por parte de su titular a menos que se configure el riesgo de confusión.

La Opinión 

Juan Carlos Martínez
Profesor de la Universidad de la Sabana

“Arturo calle debe soportar la inclusión de las letras A y C en otros signos distintivos que involucren los fonemas en mención, a menos que se configure un riesgo de confusión, asociación, dilución o uso parasitario”.