Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Natalia Cubillos Murcia - ncubillos@larepublica.com.co martes, 9 de junio de 2015

Sin embargo la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), que es la que se encarga de velar por la libre competencia ha puesto en la mira al sector azucarero por hacer de estas alianzas, estrategias nocivas para el consumidor, pensando en su beneficio propio. 

La asociatividad debería ser el espacio para pensar en tecnología, mejora de procesos, sitios de acopio conjuntos, ubicación estratégica, pero no para impedir a terceros la entrada en un mercado o hacer estrategias repartiendo la producción y los clientes. 

“La competencia es el conjunto de esfuerzos que desarrollan los agentes económicos que, actuando  independientemente, rivalizan buscando la participación efectiva de sus bienes y servicios en un mercado determinado”, dice la SIC. Es decir no pueden tomar decisiones de mercado de manera conjunta, sino por el contrario mantener sus individualidades pues los excesos en las alianzas usualmente producen infracciones y hacen que por ejemplo, los usuarios perciban un precio mayor al que deberían; en últimas estos acuerdos, lo que hacen es vulnerar la confianza de los compradores que han fidelizado su relación con una marca.

En Colombia, cometer actos que vulneren la diversidad en el mercado tiene sanciones por $1.300 millones para personas naturales y $63.000 millones para las jurídicas. Ojalá no siga habiendo alianzas nocivas que vulneren los derechos de los consumidores y de nuevos jugadores que le pongan picante a la competencia. 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.