Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Reuters Jueves, 3 de octubre de 2013

La petrolera británica BP Plc obtuvo un aplazamiento legal en sus esfuerzos por obligar al administrador de un acuerdo relacionado al derrame de crudo de 2010 en el Golfo de México a endurecer sus criterios para evaluar los reclamos, lo que potencialmente ahorraría a la empresa millones de dólares en costos adicionales.

Un fallo dividido de la Corte de Apelaciones del Quinto Circuito de Estados Unidos en Nueva Orleans ordenó el miércoles al juez de distrito Carl Barbier, quien en marzo aprobó los métodos de evaluación de administrador Patrick Juneau, dé una nueva mirada a qué reclamos son legítimos.

El Quinto Circuito también ordenó a Barbier a detener los pagos a aquellos reclamos que no cumplan con criterios más estrictos. BP había acordado en el 2012 realizar pagos para cubrir las pérdidas económicos derivados del derrame.Pero se quejó de que la fórmula de pago de Juneau ha sido demasiado generosa, y compensa a personas y empresas que no fueron dañados por el derrame.La disputa generó la afinidad de la jueza Edith Brown Clement, parte de una mayoría de 2-1 que envió el caso de regreso a Barbier, quien también se encuentra en Nueva Orleans. BP originalmente proyectó que el acuerdo costaría US$7.800 millones, pero en julio aumentó sus estimaciones a US$9.600 millones. Hasta el miércoles, cerca de 3.690 millones de dólares habían sido pagados, según el sitio de reclamos en internet de Juneau.

El Quinto Circuito dijo que Barbier debería emitir una orden más limitada para permitir pagos a demandantes con “reales daños” del derrame, y no castigar a BP y sus accionistas al permitir potencialmente “cientos de millones de dólares de compensaciones irrecuperables”El portavoz de BP Geoff Morrell dijo que el fallo afirma lo que BP ha estado diciendo desde el comienzo: los demandantes no deberían recibir pagos por pérdidas ficticias ni inexistentes.