Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

David "Chato" Romero - dromero@larepublica.com.co jueves, 25 de agosto de 2016

¿Cómo va a ser la puesta en marcha de la pedagogía de lo acordado?
Lo primero es hacer una pedagogía y desde una convicción personal, el plebiscito no debe tener jefe. El país ha tenido tres momentos en la historia similares, el plebiscito de 1957, la séptima papeleta de 1991 y este acuerdo de paz que cambia nuestra forma de país. Entonces, la refrendación debe ser una iniciativa ciudadana muy fuerte. Y ese es el primer reto, que el ciudadano sean el principal actor de este proceso y que no se apropien de la voluntad ciudadana los partidos políticos. 

El segundo reto es que se debe tener una votación grande para ganar la legitimidad y que sea más allá del umbral establecido (13% del censo electoral) porque es mucho más compleja la implementación que la propia negociación. Entonces para que la implementación tenga la fuerza del pueblo, del ciudadano, y se den por notificados los congresistas y no terminemos en una eventual Constituyente por incapacidad de resolver la reforma, se debe tener una legitimidad muy fuerte y que sea vista como un mandato ciudadano. Este es el mensaje para los que implementen los acuerdos, incluidos los que van a liderar al país en 2018.

Un tercer elemento es que la votación tiene que ser de tal magnitud que intente superar las elecciones de un Congreso. Hasta ahora se ve una votación cercana a los 10 millones de colombianos. Un cuarto reto es cómo transmitir los acuerdos de una manera fácil, ágil y digerible y esa va a ser la habilidad con la que manejemos la presentación de los acuerdos que, por su extensión, se hace difícil que en tan poco tiempo sea digerible.

¿Cómo se aterrizará los acuerdos a los ciudadanos?
Estamos trabajando en el acceso por Internet, en la estrategia de ir puerta a puerta. Por comunicación masiva.  Pero cómo convencer a la ciudadanía a votar si tradicionalmente vemos niveles altos de abstención. Cada acuerdo debe tener un contacto con el interés del ciudadano. Para qué le sirve al ciudadano un acuerdo que hasta ahora se mira como Gobierno - Farc. Necesitamos que este acuerdo se vea como la oportunidad de ayudar a ser un campo competitivo, a tener una política decente. Que el narcotráfico no sea el centro de acción de la actividad criminal y que las víctimas  tengan su derecho a exigir. 

¿El mensaje será el mismo para las ciudades y para las regiones que han vivido la guerra?
La prioridad en comunicaciones será de las regiones hacia Bogotá y no de Bogotá hacia las regiones. Además, mandando mensajes para que en las ciudades se enteren cómo  se ha invertido en la guerra o cómo la guerra ha destruido lo invertido. Bogotá debe sensibilizarse que el mundo no gira entorno a ella.

¿La sociedad está preparada para la refrendación?, ¿usted lo está?
Yo hoy soy un activista, de bajo perfil y con discreción. Conversando con los movimientos sociales y ciudadanos. Con los jóvenes porque este proceso de paz está negociado entre viejos, está discutido por viejos y valorado por viejos. Tocó que estos viejos que tenemos la responsabilidad de lo que ha acontecido en este país de odios  encuentre una juventud que lidere el país de otra manera. Yo le apuesto  pensando en mis hijos y  nietos.

¿Cómo evitar que se chantajee el plebiscito a cambio de favores como ha pasado con algunos sectores de la sociedad?
Este es el único país al que toca explicarle la importancia de la paz. Y uno no puede ponerle condiciones a la paz. Esta etapa, los que promueven el no, tienen un jefe, una agenda, unos voceros y tienen rabia. El no es un argumento de inquisición. Hasta ahora el sí es un acto de fe. Pero toca desmontar ese acto de fe y convencer que es una decisión para el futuro del país. 

Acá se está definiendo si establecemos una hoja de ruta hacia la paz y la cuota inicial o si definitivamente estamos condenados a seguir viviendo en guerra. Así que los que me llegan diciendo voto sí pero… les contesto que el pero lo dejemos para después de octubre en el que construyamos una solución en el debate político nacional de los otros problemas que tenemos en la agenda.  

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.