Colprensa Lunes, 2 de diciembre de 2013

Durante el juicio que se sigue en contra del excontralor de Bogotá, Miguel Ángel Moralesrussi, y la exdirectora del IDU, Liliana Pardo, por el escándalo de la contratación de Bogotá, el excontratista Mauricio Galofre confirmó que para la adjudicación del contrato de la fase tres de Transmilenio tuvieron que pagar una fuerte suma de dinero.

“Se estaban exigiendo $3.500 millones (…) o perdemos el trabajo o accedemos al cobro”, dijo Galofre, quien además explicó que el dinero fue cobrado por el contratista Julio Gómez.

Galofre además expresó que el contrato de Transmilenio fue adjudicado hacia finales del 2007. “Solo hubo dos proponentes para este contrato (…) nos decían, si ustedes no quieren perder la adjudicación deben pagar una suma de dinero”.

Además, añadió: “Nos dijeron que teníamos que pagar 8% para ser los adjudicadores de contratos, que 6% era para Liliana Pardo y 2% para el contralor de Bogotá”.

El ingeniero y excontratista insistió que parte del dinero que debían pagar sería entregado a Pardo como compromiso de lo pactado para que el contrato de la Calle 26 fuera adjudicado a la Unión Temporal Transvial propiedad del grupo Nule.