El Colombiano Lunes, 27 de julio de 2015

Detrás de los casos conocidos, en donde usualmente los que reclaman asilo lo hacen por supuesta “persecución política” o “ausencia de garantías judiciales”, hay miles de colombianos que han pedido asilo por otras razones. Amenazas y persecución por motivos de raza y religión también sobresalen. De acuerdo con la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur), en el mundo hay 360.281 colombianos refugiados.

El año pasado 4.711 personas solicitaron asilo en otros países. En 2013 la cifra fue mucho mayor: 15.644 solicitudes de asilo. Dentro de los países que recibieron más peticiones de refugio están: Estados Unidos (1.744); Panamá (795); Venezuela (251) Perú (199) y Francia (85). El asilo político en Estados Unidos es, hasta ahora, la única salida para el exasesor espiritual de la campaña de Óscar Iván Zuluaga: Luis Alfonso Hoyos. También puede serlo para Andrés Felipe Arias, quien al parecer adelanta trámites para ser refugiado político en Estados Unidos.

Al analizar el histórico de cifras se puede concluir que se han reducido las solicitudes de asilo en Venezuela. En 2008, por ejemplo, 11.799 colombianos pidieron asilo en el país vecino. En Estados Unidos, durante el mismo año, se registraron 2.365 solicitudes.

Las cifras de la Acnur revelan otro panorama que ha sido inexplorado: los refugiados extranjeros en Colombia. En 2014, dice la organización, 152 extranjeros pidieron asilo en Colombia. La mayoría vienen desde Cuba y Venezuela, con 84 y 41 solicitudes respectivamente. Se recibieron otras siete peticiones provenientes de Eritrea, 1o desde Pakistán y 10 desde Nepal.

Decreto para refugiados

El Ministerio de Relaciones Exteriores es reservado cuando se trata de hablar sobre refugiados. Sin embargo, en el Decreto 1067 de 2015 estableció los lineamientos para tramitar las solicitudes de refugiados en Colombia. El Ministerio cuenta con la Comisión Asesora para la determinación de la condición de refugiado (Conare) para estudiar las solicitudes.

Son tres razones por las que un extranjero puede solicitar refugio en Colombia, según el Decreto: por temores a ser perseguido por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social u opiniones políticas, se encuentre fuera del país de su nacionalidad y no pueda o, a causa de dichos temores, no quiera acogerse a la protección de tal país”. También aplica para casos en los que la persona se ha visto obligada a salir de su país “porque su vida, seguridad o libertad han sido amenazadas por violencia generalizada, agresión extranjera, conflictos internos, violación masiva de los derechos humanos u otras circunstancias que hayan perturbado gravemente al orden público”.

Por último está la justificación que la persona esté “en peligro de ser sometida a tortura u otros tratos o penas crueles, inhumanos o degradantes”.
Mauricio Reyes, experto en Derecho Público de la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional , explica que “cada país parte desde la Convención Sobre el Estatuto de los Refugiados, que se firmó en 1951. Existen unas causales básicas para aceptar a un refugiado. Sin embargo, algunos países son más flexibles a la hora incluir más causales. Colombia es uno de los países que ha ampliado las causas. Ahora, ningún país está obligado a recibir a los refugiados. Cada cual establece los límites”.

En los refugiados también hay exclusión: cuando la persona ha cometido delitos de lesa humanidad, crímenes de guerra, genocidio y agrede la paz.