Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Juliana Ramírez Prado - jramirez@larepublica.com.co Martes, 6 de diciembre de 2016

Mediante la resolución  41647 de 24 de junio de 2016, la Dirección de Signos Distintivos declaró fundada la oposición presentada por la cooperativa. Pese a ello, cuando el caso fue trasladado a la Delegatura para la Propiedad Industrial, se evidenció que las marcas en conflicto Entre Ríos y Entrerríos podían coexistir en el mercado dado que los servicios que identifican cada una no se relacionaban.

Es decir, el signo solicitado prendía identificar las clases 31 y 35 de la Clasificación Internacional Niza que hace referencia  a frutas, verduras, hortalizas y administración de negocios. Mientras la marca registrada previamente por Colanta distinguía productos lácteos contemplados en la clase 29.

Juan Carlos Martínez, profesor de la Universidad de la Sabana no estuvo de acuerdo con la decisión ya que “los elementos integrantes del signo solicitado no tienen la entidad suficiente para desvirtuar las semejanzas fonéticas y conceptuales que existen”.

Martínez, agregó que el elemento nominativo del signo mixto solicitado en registro reproduce en su integridad la marca registrada. A su vez, los productos amparados por los signos en conflicto utilizan canales de comercialización y distribución semejantes lo que daría lugar a la materialización del riesgo de confusión -directa e indirecta- debiendo ser negado el signo solicitado. En la SIC ya terminaron  las instancias para este caso pero si Colanta tampoco está de acuerdo puede escalar su inconformidad al Consejo de Estado.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.