Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Xiomara Mera jueves, 3 de noviembre de 2016

Todo comenzó cuando la empresa antes mencionada le solicitó a la Superindustria el registro del signo, pues aunque no se presentaron oposiciones a la petición, la directora de Signos Distintivos, María José Lamus, revisó el Registro Nacional de la Propiedad Industrial y encontró que Colgate-Palmolive Company tenía registrada con anterioridad la marca Cruz Azul.

Lamus incluyó la marca en el análisis de registrabilidad y determinó que el signo solicitado era una reproducción del que ya se encontraba registrado, además de que existía una conexión competitiva entre los productos identificados por las empresas, lo que hacia imposible concederle dicho registro a Laboratorios Cruz Azul S.A.S.

Pero esta compañía no se conformó con la negativa de la funcionaria e hizo una última jugada para lograr su propósito, así que apeló la decisión de primera instancia ante el superintendente Delegado para la Propiedad Industrial, José Luis Londoño.

Dentro de su apelación, Laboratorios Cruz Azul S.A.S. argumentó que “es cierto que la marca Cruz Azul de la sociedad Colgate-Palmolive Company, estuvo registrada, igualmente, sabemos que conforme lo estipulado en la Decisión 486, Artículo 153, la sociedad contaba con seis meses, de plazo de gracia, contados a partir de la fecha de vencimiento del registro, para solicitar su renovación. Dicho plazo venció el 17 de Junio de 2016, periodo dentro del cual la sociedad no radicó solicitud de renovación”.

“Cuando el titular de una marca registrada, no ha solicitado la renovación de su registro marcario, nuestro ordenamiento jurídico entiende que dicho titular ya no tiene interés en el mantenimiento de la protección a su signo distintivo. Por ello, en virtud del artículo 174 de la Decisión 486, se produce la caducidad del registro marcario”, explicó Fernando Jiménez, director del Centro de Estudios en Derecho Privado Aequitas de la Universidad de La Sabana. 

Jiménez agregó que “la caducidad del registro en estos eventos opera de pleno derecho, por lo cual cualquier otro empresario puede solicitar válidamente el registro de marca”.

Teniendo en cuenta estos argumentos, Londoño explicó que “una vez revisada la base de datos, se encontró que el signo fundamento de negación no fue renovado dentro de los seis meses anteriores a su vencimiento o dentro del periodo de gracia. Así pues, es posible afirmar que el signo solicitado en el presente trámite no se encuentra incurso en ninguna causal de irregistrabilidad”. 

Por esto, la SIC revocó la decisión de primera instancia y procedió a concederle el registro de la marca Cruz Azul a Laboratorios Cruz Azul S.A.S.

“Acierta la Superintendencia al conceder el registro de la marca, toda vez que al Colgate-Palmolive no hacer uso del plazo de gracia para la renovación del signo distintivo, no existía causal de irregistrabilidad”, afirmó Guillermo Cáez, socio de Cáez, Gómez & Alcalde.

Las opiniones

Fernando Jiménez
Director del Centro de Estudios en Derecho Privado Aequitas

“Cuando el titular de una marca registrada no ha solicitado la renovación, nuestro ordenamiento jurídico entiende que dicho titular ya no tiene interés en la protección a su signo distintivo”.

Guillermo Cáez
Socio de Cáez, Gómez & Alcalde

“Acierta la Superintendencia al conceder el registro de la marca, toda vez que al no hacerse uso del plazo de gracia para la renovación del signo distintivo, no existía causal de irregistrabilidad”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.