Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Andrea del Pilar Mancera - amancera@larepublica.com.co martes, 5 de junio de 2012

Las conocidas salchichas Ranchera están en peligro de tener una competencia en el mercado. Pero no se trata de otro producto cárnico sino de un artículo distinto que corresponde a la misma clasificación 29 Internacional de Niza.

Es por esto que el caso se hace aún más interesante, pues la sociedad Comercialización Internacional de Alimentos S.A. C.I Coma. S.A. solicitó en 2000, ante la División de Signos Distintivos de la Superintendencia de Industria y Comercio, la cancelación parcial por falta de uso de la marca Ranchera (denominativa), la cual se encuentra registrada a favor de Industria de Alimentos Zenú S.A.

Esto debido a que argumentaron que Zenú solo la utiliza en lo que tiene que ver con productos cárnicos, por lo tanto se podría utilizar para el resto de artículos que menciona la Clasificación Internacional de Niza.

La vía gubernativa en la Superintendencia de Industria y Comercio-SIC se agotó a favor de la firma Coma S.A, por lo tanto Zenú instauró la demanda correspondiente contra la SIC ante el Consejo de Estado. La Corporación solicitó la correspondiente interpretación prejudicial al Tribunal de la Comunidad Andina.

El caso se presenta desde hace doce años. Por Resolución Nº 7650 de 8 de marzo de 2002, la SIC canceló parcialmente el registro del signo Ranchera (denominativo), en sentido de limitar la cobertura de la marca a 'carne, pescado, aves y caza, extractos de carne y sus preparaciones; conservas y encurtidos'. Contra dicha Resolución Zenú S.A. y Coma S.A. presentaron recurso de reposición y en subsidio de apelación.

El recurso de reposición fue resuelto por la misma División de Signos Distintivos, que por Resolución Nº 619 de 27 de enero de 2004, confirmó la Resolución impugnada.

Para Zenú, la marca Ranchera (denominativa) cuya cancelación parcial se solicita es una marca notoriamente conocida y que 'la marca notoria cumple plenamente con las finalidades esenciales de la obligación de uso, sin importar para qué productos se usa'. 'La figura de la cancelación por no uso tiene como objetivo primordial permitir que terceros accedan a la marca no usada, por lo que 'una cancelación por no uso que no tenga como objetivo permitir el acceso al registro de una marca igual o similar no tiene razón de ser'.

Según la Superintendencia de Industria y Comercio, 'frente a las afirmaciones de la parte demandante en cuanto que las `grasas comestibles, legumbres en conserva, secas y cocidas` son productos similares a las `salchichas, conservas y encurtidos`, es de precisar, que las `salchichas`, únicos productos respecto de los cuales el titular del registro demostró el uso de la marca Ranchera` no existe relación de similitud con las `grasas comestibles, legumbres en conserva, secas y cocidas`'.

En cuanto a la notoriedad de la marca, 'no se evidencian pruebas que permitan concluir que algún porcentaje del público consumidor de los países miembros de la Comunidad Andina reconozca a la marca `Ranchera` como notoria; además cabe agregarse que la notoriedad no constituye una justificación de no uso de la marca respecto de los productos para la cual está registrada'. Coma S.A dijo, 'no me opongo, ni las acepto, y me atengo a lo que sea probado en el transcurso del proceso'.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.