Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

David "Chato" Romero - dromero@larepublica.com.co jueves, 30 de junio de 2016

De acuerdo con el Alto Tribunal, en estos casos donde los segundo dueños se encuentren exonerados de culpa, los ocupantes originales podrán ser reubicados en otras zonas habilitadas por el Gobierno Nacional. Cabe aclarar que los segundos tenedores de tierras también deben evidenciar encontrarse en una situación de vulnerabilidad para mantener los derechos sobre el territorio. 

Dicha decisión es tomadapor la Corte Constitucional luego de la solicitud presentada en octubre de 2015 por la Asociación Nacional de Usuarios Campesinos de Colombia (Anuc), en la que se pretendió otorgar los programas sociales del Estado a los segundos ocupantes con el fin de garantizar la estabilidad en el proceso de restitución que adelanta el Gobierno. 

La Ley de Restitución de Tierras en sus artículos  88, 91, 98, 99 y 105  contempló un bloqueo en el reconocimiento y protección del derecho de los campesinos que tienen la posesión del terreno en la actualidad, según Anuc. Esto, por cuenta de lo contemplado por la Corte Constitucional ya que esos predios están siendo solicitados en restitución a pesar de haber sido  adquiridos legalmente.

Cabe señalar que el Gobierno Nacional define a la restitución de tierras como el derecho que tienen las víctimas a que se les devuelva su predio cuando éste fue despojado o abandonado a causa del conflicto armado.

En ese sentido, el Ministerio de Agricultura señala que “la restitución no depende de si quien reclama tiene títulos o no. La ley de Víctimas no solo busca devolver la tierra con su respectivo título de propiedad, sino también mejorar sus condiciones socioeconómicas para una vida más digna”. 

El director General de la Unidad de Restitución de Tierras, Ricardo Sabogal Urrego, destacó que “este logro, en cabeza de Anuc, entrega mayores garantías a quienes ocupan predios solicitados en restitución y que se encuentran en condición de vulnerabilidad. Es un fallo que fortalece el desarrollo garantista del proceso de restitución y genera espacios más robustos de justicia y reconciliación en el campo colombiano”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.