Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

José David Castilla viernes, 15 de febrero de 2019

La compañía aseguró que el BNP propició la quiebra de la marca.

La Corte Suprema de Justicia de Panamá dio vía libre a la demanda presentada por el empresario panameño Abdul Waked en contra del Banco Nacional de Panamá (BNP) y el Estado panameño por "daños y perjuicios, más intereses", derivados de los injustos señalamientos que llevaron al gobierno de Estados Unidos a incluirlo – sin ningún cargo ni proceso en su contra – en la Lista Clinton. Los magistrados rechazaron un recurso de apelación promovido por el Procurador General de la Administración, contra la admisión de la demanda.

Waked y su grupo empresarial exigen el pago de US$1.269 millones por esa decisión que fue avalada en todo momento por el gobierno de Panamá, provocando la pérdida de miles de empleos en varios países del continente, incluyendo a Colombia, el cierre de numerosos negocios y un altísimo daño en la imagen del reputado empresario y su familia.

Tras la decisión de la Corte, los magistrados entrarán a resolver de fondo el proceso, para determinar si el BNB y el Estado panameño son o no responsables de haber contribuido a la quiebra multimillonaria de los negocios de Waked y su grupo empresarial.

En su demanda, Waked cuestiona la forma y los mecanismos que utilizó el Estado, a través del BNP, para despojarlo de todos sus bienes, todo a través de contratos de fideicomiso, y alega que no se le dio oportunidad de oponerse a estos.

Abdul Waked ha desarrollado diversos negocios en Panamá, Centroamérica y Colombia durante varias décadas. Aunque en Colombia La Riviera SAS no está directamente vinculada en la Lista Clinton, dada a conocer en mayo de 2016, debió ajustar sus operaciones – cerrando algunas tiendas en el país -  con la pérdida de más de 1.300 empleos en 105 establecimientos pues el sector financiero y diversos proveedores comenzaron a cerrar las puertas.

Hace unos meses, la Justicia de Estados Unidos decidió no presentar ningún cargo por lavado de dinero contra el empresario colombo panameño Nidal Waked, sobrino de Abdul Waked, quien fue extraditado bajo ese delito desde Colombia a finales de 2016. Las acusaciones, que el Juez dijo que no tenían ningún fundamento, estaban supuestamente relacionadas con el caso empresarial de su tío. Nidal Waked regresó a Panamá tras cumplir condena por un delito de fraude en un documento bancario para pagar una deuda, sin afectaciones a terceros.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.