Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

  • Andrea Mancera Rojas

viernes, 5 de octubre de 2012

Ayer la Procuraduría General de la Nación manifestó que a propósito de información conocida a través de algunos medios de comunicación, se permitiría precisar el papel de acompañamiento que desempeñó este jueves en la diligencia prevista para realizar los exámenes médicos solicitados por el Senado, al vicepresidente, Angelino Garzón.

En el documento se aclaraba que el procurador, Alejandro Ordóñez Maldonado, designó a la funcionaria Piedad Mejía Rodríguez, adscrita a la Procuraduría Delegada para Asuntos del Trabajo y la Seguridad Social, tras solicitud de acompañamiento realizada por el mismo vicepresidente de la República.

“Ella, en desarrollo de sus funciones, informó directamente al señor vicepresidente, a sus asesores y a los profesionales de la salud tratantes y de la Academia Nacional de Medicina, que transmitiría al despacho del Procurador general de la Nación los argumentos constitucionales y jurídicos manifestados, así como las objeciones legales del doctor Angelino Garzón para rechazar ser sometido al examen médico, sin haber expresado concepto alguno sobre los mismos en el transcurso de la reunión”, dice el documento. Sumado a esto, se incrementó también la controversia entre el presidente del Senado, Roy Barreras y el mismo Vicepresidente.

La discusión por la real condición de salud del vicepresidente de la República, Angelino Garzón, llevó a que éste y el presidente del Senado controvirtieran sobre su negación a no realizarse un examen médico que le solicitó el Congreso de la República a los máximas instancias de salud del país, entre ellas la Academia Nacional de Medicina.

Garzón y Barreras intercambiaron sus posiciones durante una entrevista que les realizó Caracol Radio. El Vicepresidente señaló que no había permitido ese examen, que se le iba a hacer, porque él no va a reemplazar al presidente Juan Manuel Santos, ni temporal ni definitivamente.

Incluso señaló que si el propio mandatario le solicitara que se retire del cargo de Vicepresidente se apartaría, sin necesidad de buscar una evaluación médica, tal y como lo solicitó el Senado de la República.

El Vicepresidente además le pidió al senador Barreras que si en realidad el Legislativo quiere conocer su real condición lo cite a la plenaria, para de esa forma atender los cuestionamientos de los congresistas.

A su turno, Barreras manifestó que si realmente el Vicepresidente se siente bien de salud está en la obligación de permitir el examen, y confió en que se de esa situación próximamente.

Insistió en que el Congreso solo está buscando cumplir con la ley, y por eso se debía analizar todas las posibilidades que se tienen en la Constitución.dfg

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.