Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Andrea del Pilar Mancera - amancera@larepublica.com.co lunes, 14 de enero de 2013

Obstrucción a la justicia es el hecho por el cual se emplean maniobras dilatorias en un proceso específico. Aquí se centra la controversia en el caso del que fue protagonista ayer Abelardo De La Espriella.

Obstrucción a la justicia es el hecho por el cual se emplean maniobras dilatorias en un proceso específico. Aquí se centra la controversia en el caso del que fue protagonista ayer Abelardo De La Espriella.

Esto porque el juez 4 especializado de Pasto ordenó el arresto de los abogados De La Espriella y Wilson Caballero, por no presentarse por tercera vez a la audiencia donde se acusará al pastor Álvaro Gámez, a quien representan como defensor titular y suplente respectivamente.

Gámez en dicha diligencia será acusado formalmente de los delitos de acceso carnal abusivo y abuso sexual en menor indefensa.

Ante su determinación, el juzgador les otorgó un plazo de 48 horas a los abogados para que explique el porqué de su no asistencia, de lo contrario se deberá hacer efectiva la orden de captura en su contra.

Gámez quien se encuentra en Estados Unidos, es señalado de abusar durante años de las jóvenes del Ministerio Apostólico y Profético Salem de Pasto (Nariño) del cual era líder. Entre las pruebas que se le presentaron a la Fiscalía se encuentran dos vídeos en los que aparece Gámez sosteniendo relaciones sexuales con dos menores de edad.

El abogado Abelardo de la Espriella señaló que la medida de la que se ha hablado no es una orden de captura, como las que se profieren contra los delincuentes, pero reconoció que es una facultad que tiene el juez.

A pesar de esto el jurista reiteró que a Pasto no van a ir ni él ni sus abogados por cuanto no hay garantías para sus vidas.

Al respecto el penalista señaló que son muchas y de diferentes tipos las intimidaciones en su contra y consideró que ellos también tienen derecho a defenderse y a resguardar sus vidas.

“Si nos va a abrir procesos disciplinarios o penales… que nos los abran, pero no vamos a exponernos”, dijo De la Espriella.

De la misma manera, el jurista consideró que en varias oportunidades, y teniendo presente las amenazas, ha pedido el cambio de radicación del proceso, pero hasta ahora no se ha dado esa posibilidad.

“Cuando contemos con las garantías suficientes acudiremos”, dijo De la Espriella. Además, estableció que nunca ha tratado de dilatar el proceso y que esto se trata de una estrategia para enrarecer el proceso. A propósito, el abogado penalista, Francisco Bernate, dijo que es una mala práctica que se está dando en Colombia, en la cual se capturen personas para que comparezcan a las diligencias. Además aclaró que en este tipo de procesos se pueden pedir aplazamientos.

Al respecto, el jurista Julio José Orozco, dijo que los abogados no pueden dentro de un proceso, emplear maniobras dilatorias con el claro propósito de burlar la justicia. Manifestó además que cuando un jurista recibe un poder especial de representación, no solo se recibe la autorización para ejercer el derecho de defensa de los clientes, sino que aceptan las reglas sobre jurisdicción y competencia que los someten a responder en lealtad y celeridad con la justicia. Según los especialistas, el abogado De La Espriella debe acatar las normas del juez de la República a cabalidad.

La oficina del abogado, De La Espriella Lawyers Enterprise manifestó que no es cierto que haya orden de arresto, además que la confusión se inició en el Juzgado Cuarto Penal del Circuito de Pasto luego de haberse suspendido una diligencia y haberse fijado nueva fecha para el día 11 de febrero de 2013 con la finalidad de adelantar audiencia de acusación en contra de Álvaro Javier Gámez Torres y Jhoana Alexandra Castro Becerra. “Como quiera que el señor Juez no recibió la solicitud de aplazamiento, requiere a los abogados para que en cinco días sustenten la no asistencia”.

Julio José Orozco Abogado comercialista 
Cuando recibimos un poder especial de representación, no solo es la autorización para ejercer sino que se aceptan las reglas.

Francisco Bernate Abogado penalista
Es una mala práctica que se está dando en el país, andar capturando a las personas para que comparezcan a las diligencias.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.