Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

LR miércoles, 6 de febrero de 2013

Un grupo de representantes del pueblo raizal, autóctono de las islas caribeñas de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, denunciaron hoy ante la Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU, Navi Pillay, que el reciente fallo de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) que le otorgó a Nicaragua 90.000 kilómetros cuadrados de mar que tradicionalmente eran de los isleños, vulneró sus derechos fundamentales.

Los isleños que fueron acompañados de la viceministra de Asuntos Multilaterales de Colombia, Patti Londoño Jaramillo fueron enfáticos en rechazar las medidas adoptadas por el Organismo. "Nuestros derechos fundamentales como dueños legítimos del territorio raizal fueron violados porque el pueblo de San Andrés, Providencia y Santa Catalina no fue incluido en la decisión tomada por la Corte Internacional de la Haya", afirmó, en declaraciones a EFE, Ramón Howard Britton, pastor de la Primera Iglesia Bautista de San Andrés. Howard, junto con otros tres activistas raizales, se entrevistaron hoy con Pillay para expresarle su malestar y pedirle su apoyo en sus reivindicaciones. "Con la pérdida del territorio, tan extenso, casi 80.000 kilómetros cuadrados, la esperanza de un futuro de vida digna ha sido diezmada categóricamente", alertó Howard. "Esta decisión se basó en que el pleito se trató como dos Estados que se disputaban un territorio sin tomar en cuenta que ese territorio estaba habitado desde hace 4 siglos por un pueblo que es uno, con su territorio, que expresa su cosmovisión y su cosmogonía, su espiritualidad en ese territorio", añadió.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.