Laura Buriticá Córdoba Jueves, 1 de diciembre de 2016

Al respecto, la Corte indicó que no es ilegítimo el hecho que un trabajador sindicalizado obtenga un valor agregado en sus condiciones de trabajo por el hecho de estar afiliado a una organización sindical, por lo que era perfectamente viable aplicar el laudo a un solo trabajador, sin considerar a los demás empleados de la compañía. 

En ese sentido, la Corte argumenta que “los trabajadores afiliados al sindicato no se encuentran en la misma situación jurídica de quienes no están sindicalizados”. Así mismo, la Corte afirma: “un trabajador sindicalizado obtiene un valor agregado en sus condiciones de empleo a diferencia de otros trabajadores no asociados, ello no es ilegitimo; por el contrario, el Derecho lo permite y, más aún, lo promueve en el marco de la política de estímulo a la libre asociación sindical, concertación laboral y trabajo decente”. 

En este entendido, para la Corte la diferenciación de derechos entre trabajadores sindicalizados o que no lo son, es totalmente admisible, pues prima la autonomía de la voluntad y el derecho a la libre asociación sindical. 

Expuesto lo anterior, respetuosamente me permito apartarme de las consideraciones de la Corte, pues desde mi punto de vista, siempre debe primar la igualdad de todos los trabajadores, más aún considerando que la finalidad de los acuerdos entre empleador y trabajadores, sean o no sindicalizados, es mejorar las condiciones laborales para todos, sin lugar a diferenciar o distinguir entre unos u otros, lo cual lo encuentro discriminatorio. 

Adicionalmente, considero que la posición de la Corte efectivamente está acorde a la ley, pero no contempla la realidad y lo que efectivamente sucede en la práctica, pues no visualiza el hecho que promueve de manera desproporcionada la afiliación sindical, al punto que casi obliga a los trabajadores a pertenecer a un sindicato para lograr obtener beneficios, pues según el pronunciamiento, el no estar afiliado implicaría menores auxilios y no habría inconveniente alguno. 

Así mismo, en el caso concreto analizado por la honorable Corte, considero que la misma no contempló el hecho que los trabajadores no sindicalizados de la empresa Productos Naturales La Colmena Ltda, después del pronunciamiento jurisprudencial, seguramente procederían a afiliarse al sindicato, lo cual como lo argumentó la empresa, conllevaría a su insostenibilidad financiera.

Para finalizar, debo señalar que encuentro altamente preocupante la falta de regulación existente sobre asuntos colectivos, lo que ha conllevado a que nos rijamos por lineamientos jurisprudenciales o interpretaciones normativas, que desde mi punto de vista han generado abusos de ambas partes, empleadores y trabajadores sindicalizados.