Ripe Martes, 17 de marzo de 2015

Lee aseguró que la estrategia estadounidense es combinar sanciones a personas específicas para resaltar valores democráticos, mientras buscará promover a través de otras naciones latinoamericanas la creación de espacio político necesario para la celebración de elecciones parlamentarias libres y justas.

El funcionario dijo que unos resultados electorales confiables son el “primer paso necesario” para que Venezuela comience a superar su crisis política, en alusión a las elecciones parlametarias que se celebrarán este año.

“Reconocemos plenamente nuestra preocupación sobre los poderes extraordinarios para gobernar por decreto adquiridos por el presidente Maduro. Tendremos que esperar a ver cómo los usa”, expresó.

El subsecretario respondió afirmativamente cuando la senadora demócrata por California Barbara Boxer le preguntó si Obama tendrá a Venezuela entre sus prioridades cuando asista a la Cumbre de las Américas que se realizará en Panamá en abril. 

Lee dijo que su despacho exhorta con insistencia a otras naciones latinoamericanas para que persuadan al Gobierno venezolano a aceptar una misión observadora con estándares internacionales a las elecciones legislativas, para las cuales aún no ha fijado fecha.

Sin embargo, el funcionario admitió que la región ha criticado con dureza las sanciones que Washington impuso este mes a siete funcionarios venezolanos acusados de corrupción y de violar derechos humanos.