Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa martes, 3 de septiembre de 2013

El pasado 20 de julio cuando Juan Fernando Cristo juró como presidente del Senado, se comprometió a que en esta legislatura se trabajará por la paz de la Nación. Hoy, un mes largo después, sostiene que ya esa una realidad.

Para Cristo el fallo de la Corte Constitucional sobre el marco jurídico de paz así lo permitirá, pero es claro en decir que las leyes sólo se empezarán a discutir cuando el Gobierno las lleve a la mesa.

Y aunque no precisa cuáles serían esos textos, sí advierte que ni la campaña electoral de marzo ni tampoco la oposición irán a impedir a que se tramiten esas leyes. Esto dijo el senador en diálogo con Colprensa.

Tras el fallo de la Corte sobe el marco jurídica para la paz, ¿le llegó al Congreso de la República el momento de legislar de lleno el tema?
Eso dependerá de los avances de la mesa de negociación en La Habana, pero se podría afirmar que ya comenzamos en el momento en que el Gobierno presentó el proyecto de ley estatutaria para permitir que se pueda consultar eventualmente un acuerdo de paz en marzo simultáneamente con las elecciones parlamentarias.

¿Ya se prevén algunas leyes que puedan salir del acuerdo final?
Aquí debe quedar claro que la dirección del proceso de paz está en cabeza del jefe de Estado. La responsabilidad del Congreso con el país es darle la prioridad a cualquier iniciativa que facilite, tanto los avances en el proceso como su posterior refrendación e implementación.

¿Pero el compromiso con la paz también incluye las garantías a quienes se han opuesto?
Vamos darles garantía a todos los sectores, pero obviamente tenemos que ser claros, estamos en una agenda muy apretada, hay que hacer un esfuerzo para garantizar esos espacios para la paz y la reconciliación y esos sectores que están opuestos al proceso tendrán garantías para expresar su posición, pero no para dilatar las decisiones que mayoritariamente debe tomar el Congreso.

Sumado al debate que se dará está la campaña de marzo, ¿eso no afectará el trámite de las eventuales leyes?
No. Hay un compromiso claro de las mayorías del Congreso con el tema de la paz, y está por encima de cualquier consideración política o partidista de campaña.

El tema agrario es fundamental, ¿con esta prioridad no se afectan las leyes de la paz?
Esta situación introduce un matiz dentro de la agenda que a mi me parece que al contrario de afectar la agenda de la paz, la enriquece. La construcción de un nuevo modelo agrario en el país es uno de los propósitos que debe tener la sociedad en el escenario del posconflicto. Si podemos ir avanzando en esa materia, en las proposiciones y el debate en el Congreso, sería una extraordinaria oportunidad.

¿El Congreso entonces también es responsable de esa situación del agro?
Sí claro, todos tenemos que aceptar una cuota de responsabilidad, todos los congresos desde 1991 y todos los gobiernos desde esa época, tienen una responsabilidad y hay que escuchar la voz de los campesinos, pero se debe rechazar la forma como esas protestas legítimas pretenden ser aprovechadas por políticos oportunistas en trance electoral o por violentos de oficio.

¿Hablan ustedes de que el tema agrario es una de las prioridades, ya no es muy tarde esa decisión?
Desde la próxima semana el Congreso quiere convertirse en el escenario de los diálogos y los debates, porque llegó el momento y después de 20 años de atraso y abandono y saldar la deuda atrasada que tiene el Estado con los campesinos. Eso contribuirá al clima de paz y reconciliación.

¿Hasta dónde el Congreso si va a cumplir con el seguimiento de temas como las leyes de paz o estas del agro que ya se hablan?
Se deben asumir dos tipos de compromiso. Uno que son los compromisos que se han hecho recientemente y que en muchas ocasiones se presentan dilaciones y demoras, sumado a la deficiencia del Estado, nos toca rescatarlos y garantizar que avance su cumplimiento. Los otros son los nuevos, incluidos los de la paz, en donde el Congreso tendrá que vigilar se cumplan.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.