Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Óscar Eduardo Borja miércoles, 3 de julio de 2013

Los padres del joven, que en paz descanse, han emprendido una campaña para que la muerte de su hijo sea esclarecida de manera pronta.

La diligencia del ente acusador (Fiscalía General de la Nación) ha imputado cargos contra miembros activos de la Policía Nacional de diferentes grados (Patrulleros, Tenientes, Coroneles) y como consecuencia se ha retrasado el ascenso a General de más grado, a quien ocupara la comandancia de la Policía Metropolitana de Bogotá al momento en que ocurrieron los hechos.

Con el resultado de esta investigación se obtendrá la verdad y el peso de la justicia recaerá sobre aquellos miembros de la fuerza pública (Policía Nacional), si son hallados culpables del delito de alterar la escena del crimen y de los que resulten probados.

Hombres que han dedicado su vida a defender la patria, pasan de un papel de héroes a un papel de villanos. Dura lex sed lex, pero quien transgrede la ley debe de asumir las consecuencias, si es hallado culpable.

Lo lamentable de este asunto es que muchas familias estarían felices, muchas paredes y puentes tendrían coloridos mensajes (grafitis) si pudiéramos devolver el tiempo y el Patrullero no dispara su arma, si las dudosas alteraciones de la escena criminal, no ocurren y los padres de los jóvenes que pintaban grafitis esa noche, incluyendo a los de DIEGO FELIPE BECERRA, le hacen caso a la Campaña de la Comisión Nacional de Televisión para invitar a los hijos a acostarse temprano, que recuerdo decía: “Es hora ya de acostarse vámonos a descansar, pero antes hay que lavarse y los dientes cepillar.”

Si los padres de DIEGO FELIPE se hubieran detenido a pensar lo peligrosa que es la noche en la calle, más aun realizando la actividad de hacer dibujos artísticos (grafitis) en sitios públicos.

Otra sería la historia, si en vez de autorizar a sus hijos para estar en la calle de noche, estos padres para incentivar la vena artística de su hijo, hubiesen buscado la manera de que éste talentoso genio del arte de pintar muros y paredes, hubiera podido realizar esta actividad artística a la luz del día, lejos de los peligros de la noche y por qué no en compañía de sus progenitores.

La suerte hubiera sido otra, tal vez DIEGO FELIPE Y SUS AMIGOS no hubiesen salido corriendo despavoridos, al percatarse de la presencia de la Policía en el lugar donde pintaban. Se hubiese evitado la persecución, los disparos y la perdida de tan valiosa vida.

De pronto una orden maternal de “hijo no salgas a la calle de noche, mira que es muy peligroso”, hubiera evitado que hoy varias familias no estarían siendo agobiadas por el sufrimiento, de tener a uno de sus integrantes en el cielo y a otros verlos privados de la libertad.

*JUVENAL, Decimus Junius

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.