Natalia Arteaga - narteaga@larepublica.com.co Martes, 9 de septiembre de 2014

Por primera vez, en 64 años de existencia, la Sociedad de Autores y Compositores de Colombia (Sayco) se confiesa para hablar sobre las irregularidades que hay en las finanzas al interior de la organización, que estaría afrontando un detrimento de $9.161millones, de acuerdo con algunas cifras reveladas por Deloitte y Ernst & Young.

Las dos firmas especialistas en auditorías, le hicieron una radiografía a la organización por petición de la actual administración, a cargo de Saturnino ‘Nino’ Caicedo desde julio de 2013.

El faltante monetario correspondería a las irregularidad de un contrato celebrado entre Sayco y Servinteg, en el que se habrían embolatado $6.824 millones y en la repartición de beneficios a socios afiliados que recibieron $2.337 millones, sin cumplir con los requisitos legales para hacerlo.

En agosto de 2012, el gobierno en cabeza de la Dirección Nacional de Derechos de Autor ordenó una intervención a Sayco y nombró como gerente a Andrés Espinosa Pulecio para que dirigiera la organización por los nueve meses que duró el proceso. Desde agosto de 2012 hasta mayo de 2013, Espinosa Pulecio actuó en representación del Estado , y posterior a ello, se quedó dos meses más (hasta julio) por decisión del Consejo Directivo de la Sociedad, que ahora está pidiéndole un ajuste de cuentas.

Durante los nueve meses en que Espinosa Pulecio se mantuvo como delegado del Estado, firmó un contrato con la inmobiliaria Servinteg para que por $229 millones le hiciera un diagnóstico al área de recaudo y para que, en adelante, se encargara de recaudar los dineros de la organización. En la negociación se acordó una comisión de 11,25%, o sea 4,25% más de lo que comisionaba Sayco cuando sin tercerizar, se ocupaba de la misma labor. Sacaba un beneficio de 7%.

El contrato se volvió un dolor de cabeza para la organización de compositores y según ‘Nino’ Caicedo, (quien reemplazó a Espinosa Pulecio). “La ‘mano’ del Estado que pretendía ponerle orden a la institución, empeoró las cosas al interior, con un contrato que tiene muchas irregularidades de fondo con una compañía que ni siquiera es especialista en la materia para la que fue contratada”.

Los detrimentos que se presentaron en la Sociedad dirigida por Caicedo ya sumarían cerca de $9.161 millones.

¿De dónde sale la cifra?
Dice el gerente de Sayco que el informe diagnóstico por el que se le pagó a Servinteg no aparece y ahí estarían los primeros $229 millones perdidos, porque se asume que nunca se realizó.

En beneficios, de acuerdo con las mediciones de las auditoras contratadas, Espinosa Pulecio habría entregado $2.337 millones a 4.681 socios afiliados que no debieron recibirlos porque no tenían obras en uso.

Sayco en la actualidad tiene 1.077 socios activos, que son los que reciben por lo menos un Salario Mínimo Mensual Legal Vigente (Smmlv) en un año. Otros 856 socios adherentes, que son los que han recibido al menos un salario en los últimos cinco años, y 186 herederos, que conforman el grupo de personas que podrían acceder a los beneficios que Espinosa Pulecio le repartió a socios afiliados que no tendrían que haberlos percibido.

Explica Guillermo Caez, abogado relacionado con el caso, que “el exgerente general repartió ese dinero para conseguir el favor del Consejo Directivo de Sayco en futuras elecciones y para mantener contentos a todos”. La otra parte del detrimento estaría en la diferencia de la comisión que cobraba Servinteg (11,25%) y la que sacaba Sayco (7%) cuando ellos mismos, realizaban su proceso de recaudo.

De acuerdo Deloitte y Ernst & Young, en abril de 2013, Sayco logró un recaudo de $7.000 millones. Suponiendo que los recaudos mensuales se hayan mantenido en ese valor durante los dos meses (mayo y junio de 2014) en que Servinteg se encargó del procedimiento, la cifra mensual de cobro tuvo que ser de $1.577 millones, mientras que si se hubiera encargado Sayco, el valor habría sido de $981 millones. En la resta de los cobros hay una diferencia de $595 millones que la organización se hubiese podido ahorrar de haber contratado el servicio de un tercero.

Dice ‘Nino’ que cuando él llegó a liderar Sayco, suspendió de manera inmediata el contrato que se tenía con la firma inmobiliaria, y volvió a implementar el sistema de recaudo de la compañía con el cual solo se cobra 7% sobre el total. Esto le costó a la Sociedad una demanda interpuesta por la firma contratada por Espinosa Pulecio, quien argumentó incumplimiento de contrato. El proceso aún está en curso.

Otros $6.000 embolatados
En un documento compartido por Sayco, se pudo observar que el recaudo de 2012 fue de $56.000 millones y en 2013, de $50.000 millones. En esa diferencia de $6.000 millones estaría el último pendiente del vacío monetario, del cual también se culpa a Espinosa Pulecio. Explican representantes de Sayco que hubo muchas empresas que se abstuvieron de pagar porque se estaba haciendo doble cobro. Por un lado, estaba la organización retomando su sistema de recaudo y por el otro, Servinteg seguía ejecutando la función, aún cuando se le había aclarado la situación de suspensión de contrato.

Para Otto Medina Monterrosa, socio y director de comunicaciones de Sayco, el caso del exgerente general no avanza en la Dirección Nacional de Derechos de Autor, que está a cargo de Giancarlo Marcenaro Jiménez, pese a las múltiples peticiones que se le han hecho a la entidad pública. “El mismo Marcerano me aceptó en una reunión que tuvimos la semana pasada, que la investigación contra Espinosa está quedada a diferencia de otros asuntos que han tenido que resolver de Sayco”. En esta opinión de Medina, que señala falta de gestión por parte de Marcerano, coincide Caicedo, quien asegura que “el director nacional de derechos de autor se ‘lava las manos’ diciendo que él no estaba en ese cargo cuando sucedió lo de la intervención a Sayco y que por tanto, no puede hacer nada”.

LR quiso consultar a empresarios del sector para que dieran su opinión sobre cómo han percibido la situación, pero Alfredo Villaveces, gerente de Evenpro, asegura que los problemas internos no habrían hecho ‘mella’ en las relaciones que mantiene la organización externamente y asegura estar contento con las negociaciones que se han dado con Sayco. Otra de las irregularidades encontradas, según el informe de las auditoras estaría en $18.734 millones que no han podido pagar a terceros porque no se sabe a quién pertenecen algunas obras musicales extranjeras que están sin clasificar, $ 3.705 millones; otras sin identificar, $6.188 millones; socios fallecidos sin herederos, $5.737 millones; y $3.102 millones, por derechos causados, o sea obras que nos e utilizan desde 2009.

Las opiniones

Saturnino Caicedo
Gerente General de Sayco

“La ‘mano’ del Estado que pretendía ponerle orden a la institución, empeoró las cosas al interior, con un contrato con Servinteg que tenía muchas irregularidades de fondo y que fue firmado por Andrés Espinosa Pulecio mientras estuvo en la gerencia general de la Asociación”.

Alfredo Villaveces
Gerente de Evenpro

“Los problemas internos no han hecho ‘mella’ en las relaciones que mantiene la organización externamente. Al menos yo no lo he sentido y puedo decir que estoy contento con las negociaciones que se han dado con Sayco. Nos han venido cumpliendo”.