Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Expansión - Madrid miércoles, 18 de septiembre de 2013

El Tribunal de Tasaciones argentino ultima la valoración del 51% de YPF expropiado a Repsol. Algunas fuentes apuntan al equivalente, en pesos, a US$1.500 millones. Por ley, la tasación debe realizarse antes de dos años (antes del 16 de abril de 2014).

Será un golpe para Repsol, porque reclama US$10.500 millones por su participación en esa empresa. Pero sobre todo porque incluso se baraja que llegue a cero, por los descuentos: “Por haber transferido activos, por llevarse utilidades o por no realizar inversiones”, dicen fuentes cercanas al Gobierno.

Repsol contabiliza YPF en libros en US$7.200 millones, sin provisionar la filial expropiada, bajo la esperanza de recuperar su valor vía pleitos. El auditor Deloitte ha dicho que son “estimaciones de los administradores” y recuerda “las incertidumbres existentes”.

Hoy el diario argentino La Nación informa de que la presidenta Cristina Fernández de Kirchner ordena el pago de esa compensación por US$1.500 millones. El plan del Ejecutivo argentino no tiene visos de recibir una respuesta favorable por parte de Repsol, ya que la cifra es muy inferior a la que reclama la petrolera española. Por lo tanto, es más que previsible que la compañía siga adelante en sus denuncias internacionales contra la expropiación.

El diario señala que, si en los próximos días no se abriera un canal de diálogo con la compañía española, el Gobierno desembolsará estos US$1.500 millones, o incluso menos, en moneda local, al tipo de cambio oficial y en una cuenta del Banco Nación. El Ejecutivo del país considera que este pago le permitirá cumplir con la legislación nacional. El encargado de fijar el importe es el Tribunal de Tasaciones que comenzó a estudiar el caso el mes pasado y que podría emitir una conclusión a principios de octubre.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.