Germán Corcho Tróchez - gcorcho@larepublica.com.co Viernes, 25 de octubre de 2013

En cada declaración, el ex vicepresidente Francisco Santos no se ahorra críticas mordaces para el Jefe de Estado de turno, su primo Juan Manuel Santos.

En la entrevista que concedió a LR, define al Gobierno como un “desastre” en el manejo de la política económica nacional e internacional, al punto que cerrará su cuatrienio con cifras por debajo de las expectativas que anunció. “Va a dejar el próximo año un déficit de $10 billones, no tenemos ni idea de cuánto nos van a costar los paros, se perderán dos puntos del 4×1000 y unos ingresos por parte del régimen contributivo del país”.

¿Qué cambios cree que necesita la economía del país?
El primero es la confianza, que arranca con la certeza en la seguridad. Ningún inversionista va a meter un peso, mientras sepa que la política económica la va a manejar Timochenko, la del campo Iván Márquez o la petrolera Rodrigo Granda. Ha generado una incertidumbre brutal. El Presidente ha ahuyentado la inversión extranjera cambiándole las reglas de juego. La producción minero energética, por indecisiones y malos ministros, también está paralizada. La Ministra de Ambiente es enemiga de que se desarrolle cualquier proyecto. Pregúntele a Ecopetrol cuántos pozos ha podido perforar. Lo segundo es tener políticas agropecuarias e infraestructura. Este Gobierno tiene títulos: la locomotora minera, pero no tiene riel, maquinista ni máquina.

¿O sea que no son suficientes los TLC firmados con Estados Unidos y la Unión Europea?
Sí estoy de acuerdo, pero hay que administrarlos. Este Gobierno abandonó todos los temas de competitividad, las comisiones regionales las mataron. El presidente Santos lo que ha hecho es vivir de la herencia que le dejamos en el Gobierno pasado.

¿Cómo convencer a gremios como el lechero y el ganadero de que los TLC los perjudicarán?
A este Gobierno le dejamos un Conpes de leche, uno de insumos agropecuarios y no pasó nada. Hay que hablar con los gremios para ver cómo dar los subsidios y las ayudas para competir. Este Gobierno se dedicó a la restitución de tierras, ahuyentando a todos los que querían invertir. ¿Ven? Es un Gobierno que decidió no hacer nada para enfrentar la competencia que viene.

¿Haría cambios en los TLC?
Buscaría los escenarios y mecanismos concertados con los distintos sectores para ponerlos a producir, reducir los insumos químicos. Hay cambios que se puede hacer, como la denominación de origen en telas para importar telas chinas y exportar manufactura de confección de acá.

¿Usted privatizaría Ecopetrol?
No creo que sea lo mejor, pero sí hay que poner gente competente a manejar esta empresa. El problema de Ecopetrol es el mismo de la mayoría del sector petrolero. Sus fracasos en exploración son gigantes y su éxito en materia de pozos es prácticamente nulo.

¿Usted vendería a Isagen?
Me parece un desastre porque es para cuadrar caja. Es un activo estratégico de la Nación, el único que tiene para construir represas, capacidad energética propia y se necesita meterle mano a través de ese mecanismo a los costos de energía. Perderíamos la oportunidad de administrar un sector fundamental como la generación de energía.

¿Cuadrar caja en qué sentido?
Este Gobierno va a dejar el próximo año un déficit de $10 billones. ¿Cuánto nos van a costar los paros? No tenemos ni idea. El próximo año se pierden dos puntos del 4×1000, unos ingresos por parte del régimen contributivo del país. Hay temas de la desaceleración de la economía que van a crear un hueco fiscal. Planearon el crecimiento económico en 4.8 y vamos a llegar por ahí al 3. ¿Cuánto vale un punto y medio menos en desaceleración? Por lo menos $2 billones. El tema de las cuentas del Presidente es complejo.

¿Y la Reforma Tributaria?
Obviamente hay que hacer una, pero que facilite las cosas a los empresarios, no semejante desastre como generó esta. Hay que reducir la carga impositiva a las pequeñas y medianas empresas independientes. El Presidente ha asfixiado a la clase media colombiana.

¿La de la salud es una reforma, una contrarreforma o un favor político?
Es un desastre. Acaba con lo bueno de este sistema y del anterior, y crea inmensas incertidumbres. Genera unos vacíos grandes que pueden causar desempleo. Está mal diseñada. Será contraproducente.

¿Pero usted considera bueno el sistema anterior, con todas las denuncias de corrupción a las EPS?
El problema es la falta de control. Teníamos muchas EPS. Reduzca, deje ocho, 10, 12. Una EPS no puede tener 3,5 millones de clientes. Había que controlar el sistema, generar pago directo.

¿Usted estaría en condiciones, sin compromisos ni deuda de favores, para ajustarle los pantalones a las EPS?
Mi trayectoria en ese sentido es clara. A mí no me hacen falta pantalones para que este país funcione mejor. No es un tema de favores, sino de beneficiar a los consumidores.

En una reciente entrevista a LR, Fabio Echeverri asegura que la Andi ya no es contrapeso al Gobierno, sino una caja de favores…

Quiero una Andi crítica con el Gobierno y no que le preste favores al Gobierno, que doblegó al sector gremial. Acabó con la posibilidad de que los gremios cumplan con un papel crítico y se eviten equivocaciones. Al presidente Santos no le gusta que le digan las cosas que no funcionan bien. A mí sí.