Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

José David Castilla viernes, 10 de mayo de 2019

Dos altos funcionarios fueron involucrados en el caso

Con la captura del fiscal Fabio Augusto Martínez Lugo surge un nuevo escándalo sobre el papel que han jugado las autoridades frente a las redes de interceptaciones ilegales que se han originado por parte de antiguos miembros de la fuerza pública.

Ayer, ante el Juzgado 15 con función de control de garantías se llevó a cabo la audiencia de legalización de captura e imposición de medida de aseguramiento. En esta, el fiscal encargado de la investigación informó que Martínez Lugo habría utilizado una red de interceptaciones ilegales para emitir órdenes de captura contrarias a la ley.

Estos hechos se enmarcan en la red de interceptaciones ilegales que creó el general en retiro Humberto Guatibonza y dos exfuncionarios del Ministerio de las TIC. Gracias a los allanamientos que realizaron las autoridades, se demostró que esta red de interceptaciones ilegales se había organizado para espiar a miembros del sindicato de Avianca, Acdac.

Durante una audiencia que no tardó más de 45 minutos, la Fiscalía anunció que le imputará los delitos de prevaricato por acción, concierto para delinquir, fraude procesal, violación ilícita de comunicaciones y utilización ilícita de comunicaciones.

Los hechos en los que se basa la imputación son dos reuniones que sostuvo Martínez Lugo con Luis Carlos Góngora (exjefe de Telemática y condenado por las chuzadas) entre diciembre de 2017 y julio de 2018. El ente acusador dijo que en esta reunión se pactaron las interceptaciones ilegales a miembros del sindicato de pilotos.

Después de escuchar los primeros argumentos de la Fiscalía, Martínez Lugo se declaró inocente y aseguró que la teoría del caso construida por los investigadores carecía de sustento jurídico.

Con esta nueva imputación, ya son dos los fiscales que fueron involucrados en la red de chuzadas de Guatibonza. El primero de ellos fue Luis Carlos Gómez, quien dirigió la Sala de Interceptaciones de la entidad.

En otra audiencia relacionada con este caso, el ingeniero Juan Carlos Madero, testigo clave de las investigaciones, declaró ante la Corte Suprema y aseguró que nunca había realizado interceptaciones al hijo del abogado Jaime Lombana. Sin embargo, Madero confirmó que el senador Benedetti sí les ordenó realizar la interceptación.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.