Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Mateo Jaramillo - mjaramillo@larepublica.com.co martes, 19 de noviembre de 2013

Antes de que un producto pueda salir por televisión o ser comprado en una tienda, necesita una marca.

Ese sello comercial, que lo identifican los consumidores y lo hace distinto a los demás en los pasillos de los mercados, pero hay un problema: el registro tarda mínimo seis meses, pero si el sistema jurídico lo permitiera, podrían ser solo tres.

Cuando un empresario decide lanzar un producto o un servicio necesita hacer diversos estudios de riesgo previos a la producción, comercialización y divulgación. Sin la certeza de una marca, este riesgo aumenta.

Ricardo Gaitán, experto en publicidad y mercadeo, afirma que un empresario se puede ver afectado con los tiempos de los registros de marcas porque tiene que establecer una estrategia comercial para un producto y correr el riesgo de que no pueda entrar al mercado.

“Lo afecta en esa primera fase cuando se va a lanzar una marca, porque un negocio está listo para ponerse en marcha, pero le toca someterse a esos procesos y mientras tanto la empresa, que trabaja con una investigación previa, tiene que continuar su labor”, dice Gaitán.

Abogados aseguran que los empresarios deben tomar una decisión comercial cuando no hay pronunciamientos sobre el registro del signo que los distinguirá: esperar la respuesta o entrar con otra marca.

Felipe García, abogado de la firma García & Asociados, asegura que si bien “la Superintendencia de Industria y Comercio, SIC, funciona muy bien en la mayoría de los casos, con un promedio entre seis y ocho meses para pronunciarse, hay veces en las que puede durar hasta dos años sin que haya existido oposición de por medio. Eso no da seguridad jurídica ni a los empresarios nacionales ni a los extranjeros, contrario a lo dicho por el presidente Juan Manuel Santos de promover la inversión extranjera”.

El proceso de registro de marcas de la SIC, en promedio, se demora un poco más de seis meses. El primer paso es un estudio de forma, de 15 días hábiles, en cual se clarifica cuál es la marca que se solicita y qué tipo de productos o servicios identifica.

Luego, se publica en la Gaceta de Propiedad Industrial para que los interesados puedan oponerse a que esa marca entre al mercado.

El opositor tiene 30 días hábiles (un mes y medio) y puede pedir una prórroga por el mismo tiempo. Así mismo, quien está solicitando el registro de la marca tiene el mismo plazo para defenderse.

De no presentarse una oposición, la SIC podría tardarse dos meses, pero el Convenio de París, suscrito por Colombia, dice que el solicitante tiene prioridad de reivindicar su marca en los demás países miembro, dándole la fecha de presentación en el país para su registro en cualquier otra nación y prioridad sobre esas marcas. Este convenio, estipula lo mismo para los extranjeros, lo que obliga a esperar seis meses para conceder la marca.

Desde el gobierno Santos, la SIC ha reducido los tiempos de los trámites considerablemente. Hoy en día es la séptima oficina de patentes más ágil del mundo, aumentaron la planta de personal en 68%, de 354 funcionarios en 2011 a 599 en el siguiente año, así como su presupuesto que en 2009 fue de $38.000 millones y en 2013 llegó a $97.000 millones.

José Luis Londoño, superintendente delegado para la Propiedad Industrial, afirma que si bien la oficina tiene los resultados en unos tiempos menores a los que establece la ley, no es posible bajar el promedio sin cambiar las normas.

“Reducir los tiempos es difícil con el sistema jurídico que tenemos, si tuviéramos la facultad podríamos reducir los tiempos dramáticamente, más o menos a la mitad”, afirma Londoño.

Este sistema, según el cual se rige la SIC, es el que establece la Comunidad Andina, pero los expertos aseguran que otros modelos, como el de la Unión Europea, trabajan con normas que permiten agilizar los trámites.

Luis Ángel Madrid, profesor de propiedad intelectual de la Universidad Sergio Arboleda, indica que el derecho de prioridad que establece el Convenio de París, no permite reducir los tiempos, aunque “en el sistema europeo existe la marca comunitaria, únicamente se estudia o se revisa la causal relativa de estabilidad, es decir, que solo hay un signo mejor que el mío si alguien se opone, aunque le notifican a quienes podrían verse afectados. En cambio, la SIC debe revisar la existencia de todos los registros”.

A pesar de las mejoras de la SIC, los tiempos para los empresarios en el mundo globalizado se vuelven más largos.

Antecedentes
La Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) ha reducido el tiempo de los procesos de patentes de 63 meses promedio en 2010 a 34 meses en 2013. Aunque también han disminuido los trámites y los meses de los registros marcarios, la adopción de una nueva normatividad, como la que establece la Unión Europea, podría hacer que el pronunciamiento de la SIC pasara de seis meses en promedio a solo tres.

Para los empresarios y los representantes legales, la disminución de trámites y tiempos en el registro de una marca disminuye el riesgo de inversión y el tiempo de espera para lanzar un producto al mercado o iniciar una campaña de expectativa en los consumidores a los que se dirige.

Las opiniones

José Luis Londoño
Superintendente delegado para la Propiedad Industrial

“La SIC fue una de las primeras entidades en aplicar las normas que dispone la Ley Antitrámites. Por ejemplo, en una misma solicitud de registro de marca puede poner varias clases. Esto antes no se podía y tocaba presentar distintas solicitudes”.

Ricardo Gaitán
Experto en asuntos de publicidad y mercadeo

“Los procesos para otorgar las marcas en Colombia son muy largos. Aunque necesitan un tiempo prudencial para la divulgación y las oposiciones, los empresarios tienen que trabajar con un poco de riesgo. Desafortunadamente se tienen que someter”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.