Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Manuel García - megarcia@larepublica.com.co domingo, 28 de julio de 2013

Este año, el presidente Juan Manuel Santos ha enfrentado una escalada de paros a nivel nacional de los diferentes sectores productivos, los cuales han venido deteriorando la imagen de Colombia ante el mundo.

A comienzos de año, el paro en la minera Cerrejón , se desató por diferencias entre el sindicato (Sintracarbón) y los directivos por el aumento salarial y beneficios para los empleados.

Seguido a esto, se generó un nuevo paro, esta vez el de los cafeteros, el cual se dio por la incogruencia entre el costo de la producción del grano que era superior al precio interno.

A esto se le unió los efectos de las lluvias y la roya, en conjunto, todo dio para que pequeños cafeteros cesaran sus actividades, ya que estos factores les estabán generando empobrecimiento y pérdidas.

A este paro, se unió el gremio de los transportadores de carga en carretera, los cuales pararon por el bajo costo en el precio de los fletes y el alto costo de los combustibles. Ahora, en este segundo semestre del año, se vienen presentando nuevos paros en el país y a esto se le suman las protestas en el Catatumbo las cuales ya llevan un poco más de dos meses y están motivadas por la sustitución de cultivos, en donde se quiere erradicar el cultivo de coca.

Huelga

Antes de esto, hay que entender qué es una huelga, según la Corte Constitucional en sentencia C-466/08 ha definido la huelga “como la suspensión colectiva, temporal y pacífica del trabajo, efectuada por los trabajadores de un establecimiento o empresa con fines económicos y profesionales propuestos a sus patronos [hoy empleadores] y previos los trámites establecidos en la ley”.

Pero para entender un poco el tema jurídico en estos paros, hay que saber primero cuáles son los derechos y deberes de las empresas cuando sus empleados se van a una huelga.

Para el abogado experto en temas laborales, Carlos Javier Alzate “Los derechos de las empresas en las huelgas se ven diezmados y vulnerados ya que se tiene que acoger a las pretensiones para evitar gastos, si en un proceso de negociación no hay términos, la que sufre las consecuencias de esto es la propia empresa.

No solo se ven obligadas a pagar si no que dejan de percibir. Hay tres puntos importantes en esto, el primero es garantizar el derecho a la huelga, que la empresa no desarrolle actividades por fuera, ya que esto haría que el sindicato dejara de tener fuerza, lo segundo, es garantizar los derechos de los trabajadores, no por sindicales si no por trabajadores y tercero, no todo lo que se siente a negociar se puede llegar a un acuerdo”.

Uno de los derechos a los cuales tienen beneficio las empresas es a demandar ante el ministerio del Trabajo, si creen que la protesta es injustificada, pero a su vez dicha denuncia debe estar bien sustentada para demostrar por qué es ilegítima dicha protesta.

“Uno de los deberes a los cuales se tienen que acoger las empresas, es a seguir pagando la seguridad social de sus empleados y pagar sus mensualidades, aunque este se puede retener, pero eso es lo primero que se acuerda en la mesa de negociación, otro de los deberes que se acuerdan es que no deben haber represalias ni procesos jurídicos en contra de los directivos de los sindicatos” dijo Alzate.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT) “El respeto de la libertad sindical en el mundo es una exigencia primordial e ineludible en razón de su característica estructural más esencial, es decir el tripartismo, y de las altas funciones que, en virtud de la Constitución e instrumentos de la OIT, están llamadas a ejercer las organizaciones de trabajadores y de empleadores en el seno de la propia Organización, a la vez que en los distintos Estados Miembros”.

Para el experto en temas laborales de la Universidad del Rosario, Iván Jaramillo “el derecho que tienen las empresas es que la huelga se desarrolle bajos los decretos establecidos, que dicha protesta no vulnere los derechos establecidos.

Uno de los deberes a los cuales se deben acoger es a respetar la huelga como un mecanismo de autotutela. Un punto importante en este caso, es que la empresa no puede reemplazar a sus empleados de ninguna manera”.

Según la Corte Constitucional, en la Sentencia C-122/12 El derecho a la huelga se encuentra consagrado en el artículo 56 de la Constitución Política, de acuerdo con el cual “se garantiza el derecho de huelga, salvo en los servicios públicos esenciales de

finidos por el legislador”.

Este derecho está estrechamente relacionado con los principios constitucionales de solidaridad, dignidad y participación y con la realización de un orden social justo por lo cual cumple finalidades fundamentales para el Estado social de derecho como: equilibrar las relaciones entre los patrones y los trabajadores, resolver los conflictos económicos colectivos de manera pacífica y materializar el respeto de la dignidad humana y de los derechos de los trabajadores.

Penalidades

En el tema penal, también hay sanciones a ambas partes cuando se presentan huelgas, según Francisco Bernate, abogado penalista y profesor de la Universidad del Rosario y de la Universidad Andes “primero, no se puede impedir u obstaculizar la vía de la huelga, ahora, un delito en el que incurren las empresas es darle ciertos beneficios a los trabajadores que no están asociados al sindicato y cohibir a los sindicalistas de esos derechos.”Por el lado de los sindicatos, estos pueden incurrir en faltas penales cuándo crean sabotajes e impiden el desarrollo en la producción de la empresa o realizan daños a la infraestructura de la misma.

La opinión

Francisco Bernate
Abogado Penalista 
“En el tema penal, hay delitos en los cuales ambas partes incurren, primero, la empresa no puede obstaculizar la vía de la huelga y por el lado de los sindicatos, estos no pueden crear sabotajes e impedir el desarrollo en la producción de la empresa ”.

Iván Jaramillo
Experto en temas laborales de la Universidad del Rosario
“Lo ilógico de una huelga, es proteger mecanismos de autotutela de los empleados. En ningún caso, las empresas pueden reemplazar a los empleados que se encuentren en huelga. El paro, puede generar legalmente la suspensión del contrato, salvo que sea imputable”.

 

 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.