Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Viernes, 20 de diciembre de 2013

La Asociación Colombiana de Fibras (Ascolfibras), creada y financiada por tres de los principales fabricantes de productos con asbesto, como tejas, bandas y pastillas para frenos vehiculares en el país, ha dedicado su tiempo y esfuerzo a defender el uso “seguro” de este mineral, cobija que trata de minimizar el evidente riesgo que esta fibra mortal significa para más de 125 millones de personas en el mundo; grave posición para los miles de colombianos que han muerto históricamente debido al contacto con este material mortal.

Mientras 56 países industrializados prohiben de raíz la extracción, producción y comercialización de productos que contengan esta fibra; mientras organismos como la Organización Mundial de la Salud, La Organización Internacional del Trabajo, Global Unions, reconocida central sindical suiza que reúne a las confederaciones locales de todos los países del mundo, publican estudios, informes y análisis científicos que demuestran la peligrosidad de este mineral; y mientras reconocidas organizaciones como BanAsbestos y Nomasasbesto hacen diferentes esfuerzos para ayudar, pronunciarse y defender a las miles de víctimas de mesotelioma y otras enfermedades relacionadas con este elemento mortal; en Colombia, Jorge Hernán Estrada, Presidente de Ascolfibras, pretende deslegitimar todos estos actores, aduciendo intereses comerciales que afectan su negocio.

El señor Estrada, seguramente informado sobre la reciente sanción en Italia de 18 años de cárcel al empresario suizo Stephan Schmidheiny, Directivo de una reconocida multinacional que construye tejas con asbesto y que provocó más de 3000 muertes en la década de los 80, se ha dedicado a encender una cortina de humo frente a la enorme responsabilidad que tienen sus empresas con las familias que han perdido uno o más seres queridos como el caso de Cecilia Riaño, colaboradora activa del movimiento Nomasasbesto.

Es inconcebible desde todo punto de vista, que el Señor Estrada dedique media página de un periódico a ignorar las preguntas que tenemos miles de colombianos preocupados por el futuro de la vida y la salud pública, y que sin saberlo, podemos estar llenos de este mineral mortal en cada uno de nuestros hogares. ¿Cuándo van a asumir su responsabilidad con las víctimas?, ¿Por qué si en los países Europeos la fibra mata y la legislación actúa, acá en Colombia su mensaje es diferente?

Haría bien el señor Ministro de Trabajo en declararse impedido frente a cualquier tema que tenga que ver con esta problemática, debido a que su ex mujer es la asesora de comunicaciones externa de Ascolfibras; Acto que debió hacer en su momento el también ex Ministro de Vivienda Germán Vargas quien lideró las 100 mil viviendas gratis para los colombianos menos favorecidos, mientras su hermano pertenecía a la Junta Directiva de una de las empresas que el señor Estrada representa.

Esta problemática por el asbesto en el mundo tiene un panorama muy crítico, decenas de activistas a favor de la prohibición de esta fibra han sido amenazados, cuestionados o asesinados. Pese a los pronunciamientos de la OMS, OIT, centrales obreras en los cinco continentes, los más de 110 mil muertos anuales en el mundo a causa del mesotelioma producido por asbesto, las condenas a directivos por provocar la muerte de miles de personas, el señor Estrada se dedica en sus intervenciones a deslegitimar el sentimiento de las víctimas que han perdido a su familia y que han visto en Nomasasbesto una alternativa para no dejar olvidar su caso, y nos deja antojados de entender su posición frente a las evidencias mortales de este elemento.

¿Qué opina sobre la reciente condena al directivo que provocó más de 3000 muertes con asbesto en Europa?, ¿Qué opina sobre las multimillonarias demandas que ganan las víctimas del mesotelioma en Estados Unidos?, ¿Cree usted que la OMS y la OIT son organismos fácilmente sobornables para emitir un concepto en contra de la fibra que usted tanto defiende?, ¿Usted puede garantizar que si se rompe o modifica una teja, pastilla de frenos o alguna aplicación con asbesto, el consumidor no estará expuesto a alguna enfermedad relacionada con esta fibra?, ¿Banasbestos se creó en contra de los intereses comerciales que usted defiende?. Ojalá éstos y muchos otros cuestionamientos algún día nos los pueda contestar el señor Estrada, eso sí, si no está muy ocupado defendiendo lo indefendible.