Colprensa Lunes, 7 de octubre de 2013

Por sugerirle a un funcionario asignado a su Unidad de Trabajo Legislativo (UTL), el Consejo de Estado condenó al excongresista Jhony Aparicio Ramírez a pagarle a la Cámara de Representantes más de $140 millones por una acción de repetición.

Los hechos están relacionados con un proceso que se inició en contra del exparlamentario quien, según el proceso, le sugirió a un integrante de su UTL que pasara su carta de renuncia. Por ese hecho, la Cámara tuvo que indemnizar al exfuncionario.

Con ponencia del magistrado Enrique Gil Botero, la Sección Tercera del máximo tribunal contencioso administrativo explicó que es un deber de las instituciones públicas repetir contra los funcionarios que, por sus actuaciones dolosas o gravemente culposas, hubieran generado condenas por daños causados a la víctima.

Según la providencia, el exlegislador incurrió en “culpa grave” pues le sugirió al exfuncionario presentar su carta de renuncia, es decir, que su decisión “no fue libre y espontánea”.

Por ello, la Nación, a través del Legislativo, fue condenada a indemnizar por la separación irregular del exintegrante de la UTL de Aparicio Ramírez, quien para la época de los hechos ocupaba el cargo de Asistente Grado IV.

Según el fallo, “la acción de repetición propende por el restablecimiento del patrimonio público cuando ha sido afectado a causa de una condena originada en una conducta de un funcionario, exservidor público o agente estatal”.

En su decisión, el Consejo de Estado recordó que la vinculación contractual con las UTL se dan de dos maneras: por libre nombramiento y remoción, o, mediante la suscripción de un contrato. Y consideró también que una de las causales de retiro del servicio era mediante la renuncia aceptada, la cual debía presentarse por escrito, “siempre y cuando la misma fuera libre, espontánea e inequívoca”.