Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Germán Corcho Tróchez - gcorcho@larepublica.com.co miércoles, 27 de noviembre de 2013

Las evidencias que ha expuesto la Fiscalía en las imputaciones de cargos que han continuado esta semana en contra de nueve implicados, apuntan a que la quiebra de Interbolsa S.A. Holding fue resultado de una manipulación de fondos que estuvo lejos de ser un error de inversión. Esa era la hipótesis inicial que las autoridades manejaban.

Entre las maniobras fraudulentas reveladas ante el Juzgado 64 Penal Municipal, se resalta la motivación del expresidente del grupo, Rodrigo de Jesús Jaramillo Correa, para beneficiar a Fabricato y el grupo Corridori a cambio de que la sociedad comisionista de bolsa ganara comisiones por $9.744 millones, equivalentes a 19,4% del total de comisiones, durante los primeros nueve meses de 2012.

“La empresa obtuvo beneficios económicos de la conducta punible por él desplegada, lo que puede extenderse al resto directivos y funcionarios”, dio a conocer la Fiscalía durante la lectura de cargos a Jaramillo, quien será investigado por manipulación fraudulenta de especies inscritas en el Registro Nacional de Valores, administración desleal, concierto para delinquir y operaciones no autorizadas con accionistas.

Las mismas conductas fueron endilgadas al expresidente de la sociedad administradora de inversiones (SAI) Interbolsa, Jorge Mauricio Infante Niño, el exdirector del comité de riesgos de la comisionista de bolsa, Javier Tomás Villadiego Cortina, y la funcionaria comercial de Interbolsa, Claudia Jaramillo Palacios.

“Yo asumo el riesgo”
Durante las audiencias del martes, miércoles y ayer, la Fiscalía primera designada para el caso ha hecho un recuento del eje del descalabro: los créditos de endeudamiento o repos a Fabricato para inflar sus acciones y así fuese jugador dominante del mercado de valores. Todo, según las pesquisas, con órdenes directas de Jaramillo Correa, a través de la comisionista y la SAI.

“Corridori operó a través de la sociedad comisionista mediante acceso a su plataforma online, a la que se le dio acceso. Así como de la conformación de un grupo especializado de funcionarios para adelantar las operaciones de contado conforme sus necesidades”, indicó la delegada .

En total, las repos sumaron $86.000 millones a Fabricato y demás empresas del “mal llamado grupo preferencial”, dijo la delegada en referencia a las firmas bajo el mando de Corridori.

Para ello, los inversionistas presentaron como garantía promesas de pagarés que al final incumplieron porque no tenían respaldo económico. Y ahí devino la crisis que provocó un detrimento patrimonial que ronda los $347.000 millones.

La Fiscalía afirmó que los directivos y funcionarios de la comisionista Interbolsa “desviaron acciones” para beneficiar a Corridori, con lo cual constituyeron entre todos “un grupo delincuencial de cuello blanco”.

Las reuniones para otorgar los créditos se hicieron “por lo menos” desde 2011 y hasta 2012. En uno de esos encuentros, reveló la Fiscalía, Jaramillo aseguró que asumía cualquier responsabilidad porque “las comisionistas son empresas para correr riesgos”.

En ese andamiaje ilegal también jugó un papel determinante el comité de riesgos de la comisionista, que aprobó los cupos, a pesar de la inseguridad que se generaba y que la Bolsa de Valores de Colombia lo restringía.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.