Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Mateo Jaramillo - mjaramillo@larepublica.com.co Martes, 29 de octubre de 2013

Pasaron casi 65 años desde su fundación para que el equipo con más títulos en el campeonato colombiano se constituyeran como empresa. El 20 de abril de 2011, el Club Deportivo Los Millonarios dejó de ser un club deportivo y se constituyó como Sociedad Anónima.

Este mismo fenómeno, propio de las transformaciones sociales y del mercado, ha sido recurrente en los oficios liberales. Tanto así, que un fallo de un tribunal judicial confirma que las firmas de abogados pueden demandarse por actuaciones propias de las empresas comerciales.

Si bien, ante el Código de Comercio siguen siendo consideradas actividades propias de los oficios liberales y no como empresas, un fallo del Tribunal Superior de Bogotá del 27 de agosto de 2013 sentó un precedente sobre la condición de los profesionales en el ámbito laboral y sus repercusiones legales.

El caso Raisbeck
Resulta que la firma Raisbeck Lara, Rodríguez & Rueda instauró una demanda contra Carlos Olarte y Olarte, Raisbeck & Frieri formulando que se declare la ilegalidad de los actos de competencia desleal como “desorganización”, “violación de secretos” o “desviación de la clientela”.

En 1994 el ingeniero y abogado Olarte se vinculó a la firma Raisbeck Lara, Rodríguez & Rueda como asistente en el departamento de patentes. Años más tarde, fue promovido a director del área y en 2002 pasó a ser socio de la organización.

Cuando Olarte salió del bufete, quienes fueron sus socios consideraron que la nueva firma había cometido actos en contra de la buena fe y las costumbres mercantiles y presentaron la demanda ante la Superintendencia de Industria y Comercio, por los actos de competencia desleal mencionados anteriormente, y fue fallado por el Grupo de Competencia Desleal en junio de 2012.

Luego de la apelación, el Tribunal Superior declaró que tanto el abogado como la sociedad que conformó “incurrieron en actos de competencia desleal por desorganización empresarial”.

Fracaso de oficinas individuales
Para el decano de la facultad de derecho de la Universidad de La Sabana, Álvaro Mendoza, independientemente de las actuaciones de estos abogados, “esa vieja concepción de las profesiones liberales desapareció”. Si bien cuando este académico empezó su oficio como abogado existían las oficinas independientes, afirma que en la actualidad están condenadas al fracaso.

“Hoy en día es casi imposible ejercer la profesión como se ejercía en otra época; en donde un abogado contrataba una asistente, un mensajero y armaba una oficina. Actualmente, tienen una actividad totalmente comercial, además están organizadas como actividades comerciales”, dice Mendoza.

La entrada de bufetes extranjeros es un ejemplo de la transformación en los quehaceres de los profesionales del derecho colombianos.

La firma española Garrigues y su llegada a los despachos colombianos, la estadounidense Littler Mendelson y su nuevo socio Godoy Córdoba Abogados desde septiembre de este año, o el bufete Holland & Knight con sede en Abu Dhabi, Beijing, Ciudad de México y ahora en Bogotá; son muestra de los cambios en los bufetes de Colombia.

El profesor en derecho penal de la Universidad Sergio Arboleda, Fernando Velásquez, afirma que el derecho está sometido a las transformaciones sociales y a la evolución.

“Hemos pasado de un derecho de corte individualista a uno colectivista, por eso las oficinas no pueden ser lo que eran hace tres décadas. Estas nuevas firmas de abogados no solo tienen como función prestar asesoría en el ámbito del derecho, sino en servicios comerciales como la inversión en bienes raíces, por ejemplo”, dice Velásquez.

Según el experto de la Sergio Arboleda, “no es normal que una firma de abogados en Colombia demande a otra por normatividad de competencia desleal, pero sí lo es en EE.UU. y Europa”.

Tanto Mendoza como Velásquez coinciden en que los profesionales del derecho que trabajan de manera individual están llamados al fracaso porque hoy se necesitan empresas para solucionar problemas jurídicos de todos los ámbitos, con expertos de diferente índole y asesores en diferentes temas. Para los académicos ya no es posible que un solo abogado defienda, por ejemplo, un proceso penal.

La opinión

Eduardo Varela
Abogado del bufete Cavelier Abogados

“Salesforce.com tiene otras solicitudes pendientes para registrar Marketingcloud como marca en las clases 9, 35 y 45. Esperamos que esta decisión produzca un efecto dominó para que se caigan”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.