Natalia Cubillos Murcia - ncubillos@larepublica.com.co Lunes, 13 de julio de 2015

Por eso el presidente Juan Manuel Santos, en su más reciente alocución, dio un plazo de cuatro meses para evaluar el desescalamiento del conflicto y decidir qué va a pasar con el proceso y cómo se puede llegar a un cese bilateral del fuego y ponerle fin a la guerra de más de 50 años que ha azotado al país.

El procurador General de la Nación, Alejandro Ordóñez Maldonado, sostuvo que los ceses bilaterales lo que han producido es el fortalecimiento de la guerrilla y no el fin del conflicto, tal y como sucedió en 1982.

Además, señaló que la paz no puede ser sostenible con impunidad y por lo tanto no puede haber consideraciones que eximan a los jefes de la guerrilla de cumplir con la pena privativa de la libertad.

¿Cuál es su posición sobre el cese bilateral del fuego?
La Procuraduría ha manifestado sus preocupaciones del cese bilateral. El cese bilateral afecta las conversaciones, las prolonga y las experiencias que tenemos de ceses bilaterales ha sido el fortalecimiento militar de las Farc.

En 1982,  como consecuencia de la tregua, las Farc adquirió la capacidad ofensiva de los años siguiente e incrementó en un 500% sus integrantes que pasaron de ser de 1.200 a 8.200.

Y las preguntas que surgen son: ¿ese cese bilateral se hará con varias concentraciones?, ¿en dónde se harán?, ¿en dónde las Farc tienen sus cultivos de coca?, ¿dónde explotan la minería ilegal? Y si a eso se agrega la ausencia de fumigaciones, es el paraíso que quiere las Farc.
No nos olvidemos que hemos recogido los sangrientos y dolorosos frutos del desescalamiento del conflicto. La ola terrorista de los últimos días no se hubiera dado si no se suspenden los bombardeos, si no se amarra a la fuerza pública como se amarró en los primeros meses.

El Presidente manifestó que uno de los temas fundamentales es la justicia, ¿qué se debe hacer en el espinoso tema?
No se le puede conferir inmunidad a las Farc. Una paz con impunidad es insostenible. No puede haber ausencia de penas privativas de la libertad, se deben respetar los estándares internacionales. Por eso me acusaron de enemigo de la paz, pero si ustedes leen los discursos del Fiscal y del Presidente se vienen aproximando raudamente a la posición de quienes recordábamos los compromisos internacionales y cómo es imposible la ausencia de penas. Creo que eso es positivo y lo que hace es poner los pies sobre la tierra. La paz es sin impunidad.

¿Cuánto tiempo deberían pagar en la cárcel?
Dosis razonables de impunidad implican penas privativas razonables. Recordemos lo de justicia y paz, fueron 8 años; pero no me comprometo con cuantías específicas.

Lo dijo también la Corte Constitucional porque en el Marco Jurídico Para la Paz del Gobierno, y que aprobó el Congreso, se establecía impunidad, porque se decía que a los máximos responsables se les podría suspender la ejecución de la condena. La Corte dijo: no se puede suspender totalmente, sino parcialmente. Fíjese que teníamos razón, no era un palo en la rueda sino la obligación y el deber de cumplir con estos mínimos internacionales.

Creo que hemos perdido dos años de confrontación verbal para llegar al mismo llanito. Tenemos que aceptar que la justicia transicional no es equivalente a la impunidad.

¿Cuál debe ser el proceder en materia de víctimas?
No pueden sacrificarse los derechos de las víctimas, a la verdad justicia y reparación. Nada. La verdad se pone en riesgo cuando se pretende negociar la verdad con las Farc. 

La justicia se pone en riesgo cuando se pretende que no haya penas privativas de la libertad frente a delitos atroces.

La reparación se pone en riesgo cuando la fortuna de las Farc, que es la más grande de Colombia producto del narcotráfico, secuestro y extorsión, no es destinado a reparar a las víctimas del conflicto.

¿Qué le dice usted a la gente que opina que usted es un enemigo de la paz?
Que no han analizado bien mis declaraciones, con tranquilidad y desapasionamientos.  El Procurador como representante de los colombianos quiere la paz, que esa paz debe ser sostenible y todos queremos que ese proceso llegue a buen término. Desde la Procuraduría hemos construido el siguiente slogan: lo que se firme en La Habana se debe cumplir, para poderse cumplir debe quedar bien hecha, y ¿qué es quedar bien hecha? Sin impunidad; ¿y qué es sin impunidad? Cumplir estándares internacionales; ¿y qué es eso? Penas privativas efectivas de la libertad.

Para usted, ¿cuál es el balance de las negociaciones?
Lo que yo digo es que estoy de acuerdo con el cese bilateral al terminar el acuerdo, con la firma, con el propósito de la disolución de las Farc y la entrega de armas, antes es un gigantesco error.

Santos dijo que se iban a tomar decisiones en cuatro meses, ¿usted qué cree?
Nos han dicho tanto…y tantas veces nos dicen que están a punto…

Mucha gente asegura que usted toma decisiones de acuerdo con sus creencias más que con la ley, ¿qué opina?
Creo que no leen lo que yo digo de materia de derecho a la vida, matrimonio y familia. No hay nada que no esté fundado en las normas institucionales en los precedentes judiciales.

Perfil
Alejandro Ordóñez Maldonado es procurador General de la Nación desde 2009. Nació en  Bucaramanga, Santander. Es Magíster Honoris Causa en Ciencias Políticas de la Universidad de Salerno, Italia; doctor en Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad Santo Tomás, con especialización en Derecho Administrativo de la misma institución.

En 2000 fue  magistrado del Consejo de Estado, fue presidente de éste  en 2004 y terminó su periodo como consejero en marzo de 2008. También ha sido docente universitario.

Las opiniones

Juan Manuel Charry Urueña
Analista

“Las reglas del juego de dialogar dentro del conflicto, de ‘nada está acordado hasta que todo esté acordado’ y de que el acuerdo debe ser refrendado popularmente, se han vuelto insostenibles”.