Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa Jueves, 24 de octubre de 2013

La Fiscalía General de la Nación decidió ponerle el punto final a la investigación que se adelantaba contra el excomandante de la Armada Nacional, almirante Guillermo Barrera, por el delito de falso testimonio en que se decía, habría incurrido en el caso que se siguió contra el almirante Gabriel Arango Bacci.

La decisión del ente investigador se tomó tras considerar que no existían suficientes elementos materiales probatorios para inferir que el almirante Barrera hubiera incurrido en ese delito.

La investigación llevada en contra Barrera se inició por solicitud de la Corte Suprema de Justicia en 2009, que pidió, en ese momento, que se estableciera si habría entregado falsa información en contra del almirante Arango Bacci, quien fue absuelto ese mismo año de tener presuntos vínculos con el narcotráfico.

Por esos hechos, a Barrera también le cursaba un proceso disciplinario en la Procuraduría General de la Nación por su presunta participación en la filtración de información en contra de Arango.

Sin embargo, dicho proceso también fue archivado por el ministerio público el pasado primero de octubre, aduciendo que no había suficiente material probatorio para adelantar la diligencia.

La decisión de la Procuraduría también cobijó a los almirantes (r) de la Armada Nacional, Álvaro Echandía y Jorge Luis Tovar, quienes también eran investigados en ese mismo proceso por el delito de falso testimonio.

Frente a esas acusaciones, en 2012 el almirante en retiro Gabriel Arango Bacci aseguró que la investigación y detención que tuvo que enfrentar por su supuesta colaboración con un narcotraficante, hizo parte de la llamada fábrica de testigos falsos que ha venido afectando a inocentes.

“Esto es un negocio montado, los falsos testigos para sacar la gente e involucrarla en actividades peligrosas como ocurrió conmigo después de 36 años de una vida impecable y yo no tuve presunción de inocencia sino que fui acusado y me privaron de la libertad 18 meses”, explicó el almirante en su momento.