Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Sofía Solórzano C - lsolorzano@larepublica.com.co jueves, 28 de enero de 2021

La compañía ganó el tribunal por el caso del Hisgaura y la no construcción de otros dos puentes que estaban en el mismo contrato

Desde hace varios años el puente Hisgaura, que realizó la empresa española Sacyr, estaba en el ojo público, no solo porque el puente se hizo famoso luego de que tomara una forma de acordeón, sino también porque la obra se entregó con más de 18 meses de retraso y un incremento de $24.000 millones.

El Fondo de Adaptación, en representación del Gobierno Nacional, y la constructora tuvieron que asistir a un Tribunal de Arbitramento para definir de quién había sido la culpa de tal retraso y del mantenimiento prematuro que tuvieron que realizarle al puente, caso que se falló a favor de Sacyr.

El Tribunal determinó que los diseños que había entregado el Fondo de Adaptación a la compañía española no eran los diseños definitivos o fase III, con lo que la entidad había incumplido en los Términos y Condiciones Contractuales que acordaron las partes.

“Que el Fondo de Adaptación incumplió su obligación contractual de entregar diseños que garantizaran la calidad, durabilidad, resistencia, estabilidad y funcionalidad de las obras del Puente Hisgaura”, señala la decisión.

Con el laudo arbitral a favor de la constructora española, el Fondo de Adaptación tendrá que pagar más de $10.000 millones a la constructora entre indemnizaciones y sanciones por lo ocurrido con la obra (ver gráfico). Uno de ellos por la suma de $2.677 millones, como indemnización por el incumplimiento de la entidad nacional.

Frente a la decisión, Guillermo Cáez Gómez, socio en Cáez Muñoz Mejía Abogados, explicó que “los laudos arbitrales no se pueden apelar, lo que quedaría una vez emitido el fallo si no está firme es interponer una aclaración o complementación, un recurso de reposición y ahí se agotaría el trámite”.

La decisión del Tribunal estipula que dado que el Fondo de Adaptación no entregó los diseños definitivos o fase III, Sacyr sufrió perjuicios económicos.

“ Por los graves errores, omisiones y deficiencias contenidos en los diseños entregados por el Fondo de Adaptación, se presentaron atrasos en la ejecución de las obras que no resultan imputables a Sacyr Construcción S.A Sucursal Colombia”, dice el documento.

“Con posterioridad al trámite arbitral pueden iniciar el recurso de anulación que se interpone fuera del tribunal de arbitramento y se interpone en el Consejo de Estado. Si se encuentra que están probadas las causales, eventualmente podría ser anulado”, dijo Cáez Gómez.

Pese a la decisión del tribunal, el caso de Hisgaura aún no ve la luz al final del túnel. A finales de noviembre del año pasado el contralor general de la República, Carlos Felipe Córdoba, ordenó reabrir la indagación preliminar por el caso. Esto, luego de que se conociera que la Dirección de Vigilancia Fiscal de la Contraloría Delegada para el sector Infraestructura, archivó la investigación preliminar que había abierto en 2018 por la construcción, donde había presuntos hallazgos fiscales por $8.185 millones.

Dicho documento señalaba que en la construcción del puente “no ha logrado demostrarse la existencia de un hecho, de unos hechos generadores de un daño patrimonial al Estado, las irregularidades supramentadas que fueron corregidas, subsanadas, por el contratista sin costo o valor adicional para el contrato no son constitutivas de un daño patrimonial al Estado, de una lesión del patrimonio público, motivos, razones, consideraciones por la cuales, al tenor de los dispuesto por la Ley 610 de 2000, resulta procedente el archivo del expediente, del antecedente”.

Sin embargo, se advierte que en caso de que aparecieran nuevas pruebas, o se demuestre que la decisión se tomó con base en evidencias falsas, la indagación puede reabrirse.

Este no es el único pleito que la compañía española ha tenido en el país, pues, hace poco tuvo que enfrentar la pelea judicial con el Invías por el puente Pumarejo en el Centro de Arbitraje de la Cámara de Comercio de Bogotá, en la que exigía $200.000 millones por la construcción de dicho puente.

A finales de octubre se retiró dicha acción. Esta obra tuvo una inversión inicial de $649.508 millones y a lo largo de la obra le dieron $130.000 millones adicionales.

El exvicepresidente Germán Vargas Lleras ha sido uno de los críticos del actual de la empresa española y denunció en una de sus columnas que, en este último caso, el Invias suscribió una modificación en el contrato de la constructora que permitía adelantar los reclamos de la empresa ante un tribunal de arbitramento.

Documentos adjuntos

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.