Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Expansión - Madrid sábado, 27 de junio de 2015

Los taxistas quemaron neumáticos, volcaron coches sospechosos de trabajar para el servicio UberPop y rompieron parabrisas durante una huelga en protesta contra la competencia del servicio de demanda de coches de California.

“No hay excusa”, dijo Hollande en una cumbre de líderes de la UE en Bruselas. “Es insoportable para las víctimas y es insoportable para la imagen de nuestro país”.

Sin embargo, en declaraciones que suponen un revés político para la empresa estadounidense, expresó su simpatía hacia la gente cansada y que “tiene razones para enfadarse con los conductores de UberPop que no se rigen por ninguna normativa”.

Calificando la presencia de UberPop como un problema de “competencia desleal”, Hollande indicó que había que actuar contra este tipo de servicios ilegales. “El incumplimiento de las normas fiscales y de competencia es ilegal. UberPop debería ser disuelto y declarado ilegal, y sus coches incautados”, añadió, señalando a los diversos casos pendientes de resolución en los tribunales sobre el estatus de la compañía. Uber afronta una ofensiva regulatoria en toda Europa, y países como Bélgica, Italia y España han limitado, o incluso prohibido, algunos de sus servicios.

Los taxistas se centrar principalmente en su oferta UberPop, que permite a la gente contratar a conductores privados más baratos y que no poseen las horas de experiencia atesoradas por los taxistas tradicionales.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.