Colprensa Martes, 22 de octubre de 2013

La carrera por ocupar la Casa de Nariño será toda una maratón por recoger firmas. Mientras llega la fecha en la que el presidente Juan Manuel Santos anunciaría su deseo de reelegirse, otros movimientos hacen sus propias movidas.

El expresidente Álvaro Uribe debe elegir entre sus tres precandidatos quién será el que va a ‘ponerle el pecho’ a las políticas de seguridad democrática, los conservadores tienen a sus propios precandidatos en vilo pues aún no definen se apoyarían una eventual reelección de Santos y, por la Alianza Verde, nada es claro. Ni la Alianza, ni los candidatos que apoyarán y menos la forma para escoger al que respaldarían.

Así las cosas, en el panorama político actual solo hay tres sectores que cuentan con una estrategia definida. Los liberales, quienes abiertamente han dicho que apoyarán una eventual reelección del presidente Santos y en caso de que el mandatario decida que no volverá a la presidencia buscarían candidato propio, el Polo Democrático Alternativo, que intentará llegar al solio de Bolívar con Clara López y el grupo de 10 ciudadanos, sin mucha figuración, que buscan entrar en la competencia presidencial a través de firmas.

Además del poco reconocimiento mediático, estas personas tienen en común la certeza de estar presentando un programa distinto y que está fuera de las prácticas que tan desprestigiada tienen la formas tradicional de hacer política en Colombia. Y es sobre la indignación del actual sistema político sobre el cual se han levantado 10 voces que, con formulario en mano, están recorriendo el país para lograr que 437.178 colombianos firmen por una opción que es, ante todo, desconocida. De ser avaladas por la Registraduría Nacional, este número de firmas le daría la posibilidad a alguno de estos candidatos de participar en la competencia presidencial. Y a pesar de que la mitad de estos formulario fueron reclamados ante el ente electoral hace más de seis meses, poco se sabe de las personas de están detrás ellos pues hay desde diseñadores de moda, abogados y otros autodenominados ‘apolíticos’. Otros, sin embargo, hay quienes ni siquiera existen en el mundo virtual.

El más conocido de los 10 aspirantes a la Presidencia es Eduardo Verano de la Rosa, quien es barranquillero, administrador de empresas y ha labrado una carrera política durante la cual se ha desempeñado como gobernador del Atlántico, fue secretario del Partido Liberal, ministro de Medio Ambiente, consejero presidencial y constituyente. Además, fue uno de los promotores del Voto Caribe que buscó la autonomía de la zona.

También se destacan David Corredor, el más claro representante del chavismo en Colombia; Carlos Mario Orozco, político que ha militado en el Partido Liberal, y fue fundador de los partidos Polo Democrático Independiente y Polo Democrático Alternativo; Néstor Gustavo Pérez, abogado de profesión que actualmente recoge firmas por el grupo significativo de ciudadanos “Partido Político Social Demócrata Isoc”.

En el listado también están Norman Julián Patiño, abogado bogotano del grupo Voluntad Social y John Jaime Beltrán, quien con 31 años sería uno de los candidatos más jóvenes en disputarse la Presidencia. Otro hecho curioso es que aparte de estos seis candidatos poco conocidos para la opinión pública existen otros cuatro de los que no hay rastro ni en la web: Mario Alirio Velásquez Osorio, del Movimiento Tú Eres Colombia; Iván Darío Camaño, del Movimiento Participación Activa y Unificada por Colombia; Myriam Pinilla de Charris, del Movimiento Poscla – Cristo Social; y Jack García Morales, de ‘Todos Somos Colombia’.