Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa sábado, 23 de noviembre de 2013

Convencido de que el proceso de paz en Cuba que adelanta el Gobierno y la guerrilla de las Farc ha generado una “primavera social”, que ha motivado la explosión de movimientos significativos de ciudadanos que aspiran a ser parte de la vida política nacional, el Registrador Nacional del Estado Civil, Carlos Ariel Sánchez, analiza la importancia de repensar el umbral dispuesto para que estos segmentos de la población puedan tener presencia efectiva en el Congreso de la República.

Este debate, dice Sánchez, debe darse para que acciones como la devolución de la Personería Jurídica a movimientos como la Unión Patriótica, no se queden en solo buenas intenciones, sino que se permita que los partidos más pequeños no vean frustradas sus aspiraciones políticas de cara a las próximas elecciones.

“Esta es una reivindicación histórica de mucha validez (…) Si se presentan candidatos al Congreso y a la Presidencia de la República, se verá en qué circunstancias”, señaló Sánchez.

Sin embargo, para el registrador el fondo del debate es el umbral, dado que “la decisión ha sido subir el umbral y disminuir el número de partidos, de hecho eso es lo que se va a hacer en 2014. Esto contrasta con lo que está pasando en la Habana, y el proceso de paz, pues se han despertado nuevos movimientos sociales con aspiraciones políticas. Esto nos debe poner a repensar sobre la validez o no de un umbral alto”.

Otro debate que se ha empezado a dar, como lo indica el registrador, se enmarca en el análisis acerca del número de partidos que pueden llegar al Congreso, con lo que se debe replantear “cuál es el nuevo sistema electoral que se quiere para el país del posconflicto”.

Como lo asegura Sánchez, los procesos de paz terminan en importantes decisiones electorales. Razón por la cual tiene la mira puesta en las decisiones que se tomen y que puedan afectar directamente las normas y los procedimientos electorales, además afirma que si bien las circunscripciones especiales generan algunas dudas, fortalecerán las bases sociales.

“Pareciera que lo que se busca con las circunscripciones especiales transitorias es que se puedan presentar grupos de ciudadanos que van a tener la oportunidad de recomponer el tejido social a través de mecanismos especiales de participación política”, dice Sánchez.

Así mismo, en los aspectos referentes a la refrendación de los acuerdos del Gobierno y las Farc en Cuba, señala que no es probable que se realicen en las elecciones del 9 marzo dado que “se debe aprobar una ley que incorpore el texto del referendo, si esa es la modalidad que se adopta. Lo que por ahora tenemos es un cambio de fecha de los referendos, para habilitarlos en elecciones ordinarias, cambio que no ha sido estudiado por la Corte Constitucional”.

Este mismo debate se presentó en el año 1991 cuando se consideró la imposibilidad de que la democracia representativa pudiera estar junto a la política tradicional.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.