Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Ripe Miércoles, 16 de octubre de 2013

Los holdouts pidieron ayer a la Cámara de Apelaciones del Segundo Distrito de Nueva York que levante de inmediato la medida cautelar que beneficia a Argentina, y obligue al país a pagar la sentencia por US$1.500 millones.

Los litigantes entienden que, con el amparo, el Gobierno argentino gana tiempo para evadir embargos.

El escrito de los fondos NML Capital y Aurelius llegó dos semanas después de que la Corte Suprema haya rechazado tomar la apelación argentina en una primera instancia, pero con otras dos apelaciones del país pendientes.

En un fallo contrario al país, el 23 de agosto pasado, la Cámara de Apelaciones había conminado a pagar esa suma a los fondos buitre, pero con una medida cautelar que daba margen al Gobierno argentino para realizar todas las apelaciones posibles y estirar el proceso.

La sentencia obligaba también a Bank of New York a retener pagos de deuda regularizada para satisfacer el reclamo de los holdouts. A los tres días, la presidenta Cristina Fernández anunció por cadena nacional un plan para cambiar los bonos bajo legislación de Nueva York por otros de ley nacional y así evitar posibles embargos.

Los fondos buitre se valieron de ese anuncio, que todavía no se concretó, para remarcar que Argentina quiere evadir una sentencia en contrario y, por eso, pidió levantar la cautelar. Como la presidenta Kirchner admitió cándidamente, este cambio importante fue diseñado para evitar potenciales embargos, indicaron en el escrito, con citas del discurso.

Esta Corte no debe permitir que Argentina aproveche la medida cautelar para lograr su objetivo de evadir la orden, reclamaron los litigantes.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.