Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Gabriel Forero Oliveros - gforero@larepublica.com.co lunes, 11 de septiembre de 2017

La Contraloría General halló la pérdida de recursos en un contrato suscrito en 2011, proyectado para ejecutar en 12 meses.

Tras una semana en la que la agenda noticiosa estuvo ocupada por la visita del Papa Francisco, la Contraloría General de la República anunció que encontró un posible detrimento patrimonial por más de $60.573 millones, debido a las obras inconclusas en la optimización de la línea de aducción del Acueducto de Villavicencio.

El organismo de control visitó la compañía y determinó que después de seis años de la fecha de inicio de la obra no se ha cumplido con el objetivo con el que se desembolsó el dinero.

De acuerdo con un comunicado de la CGR, "el objetivo del proyecto, viabilizado en julio de 2010 por el Viceministerio de Agua y Saneamiento Básico, era beneficiar a los habitantes del municipio de Villavicencio, afectados por constantes racionamientos y suspensiones del servicio de acueducto, provocados por los derrumbes y las crecientes del río Guatiquía".

El convenio fue suscrito por la Empresa de Servicios Públicos del Meta (Edesa S.A.) con la Unión Temporal Bocatoma PTAP, el 28 de enero de 2011, e inicialmente se acordó un precio de $43.947 millones y necesitó un par de adiciones por $65.921 millones.

"El proyecto presentó inconsistencias en su planeación, así como en el proceso de selección, ejecución y seguimiento; dado que transcurridos más de seis años desde la fecha de inicio, el contrato proyectado para 12 meses no está en funcionamiento y fue abandonado por el contratista, y las obras construidas presenten la consecuente afectación", señaló la Contraloría.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.