Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Paulo Andrés Durán G. - pduran@larepublica.com.co martes, 16 de agosto de 2016

Si bien, la firma le respondió a Coronell que sus encuestas cuentan con todo el rigor metodológico; lo cierto es que hay errores que muchas veces se pasan por alto en el mercado de investigación del mercado, que según la Superintendencia de Sociedades mueve cerca de $130.000 millones.

Inexactitud de resultados

Las elecciones de autoridades locales del pasado 25 de octubre de 2015 ha sido el episodio más reciente que ha demostrado la inexactitud en cuanto a los resultados de una medición a las que pueden llegar las encuestadoras del país.

El mayor desacierto de las  firmas como Cifras & Conceptos, Centro Nacional de Consultoría (CNC), Datexco, Ipsos Napoleón Franco o Gallup se dio en la elección del alcalde de Medellín; pues todos daban como ganador a Juan Carlos Vélez Uribe sobre Federico Gutiérrez.

Cifras & Conceptos daba como ganador a Vélez Uribe (53%) y a Gutiérrez como cuarto con 11%. CNC, Datexco e Ipsos evidenciaron una diferencia de 20, 13 y 12 puntos respectivamente, a favor de Uribe. Sin embargo, el ganador fue el representante del movimiento Creemos. Para César Valderrama, director general de Datexco, el ‘descache’ del momento se debió a que cuatro días antes de la votación había un 20% de indecisos.  Sin embargo, para expertos como Óscar Ritoré, socio de Estrategia y Poder, es una de las consecuencias de utilizar metodologías y técnicas débiles.

Falta de control y vigilancia

El Consejo Nacional Electoral es el entidad encargada de vigilar las encuestas políticas pero cuando estas ya están publicadas.  César Caballero, gerente general de Cifras & Conceptos expresó que se debe mejorar el control de las encuestas, pues la ley que existe es de 1994 con una resolución actualizada de 1998. 

“El control es formal. Para que se pueda publicar encuestas en medios, se debe tener un año de experiencia y dos referencias ”, dijo Caballero, quien explica que ello repercute en que muchas veces se  haga  mal el ejercicio,  acción que también ocasiona otro mal: la sobreabundancia de estudios.

Definición muestral

Conforme con Mario Morales, experto en medios, la muestra de las encuestas es muchas veces baja, por lo que al generalizarse al universo país puede ser inexacta. “En el tema de paz, por ejemplo, es un error que se siga considerando al país como urbano e ignorar las encuestas rurales; más cuando en el campo es donde más se vive el conflicto, al no tener en cuenta a esta población, los resultados que arrojará la encuesta pueden no ser verídicos”, expresó Morales.

¿Encuestas o sondeos?
Para Ritoré, uno de los vicios que cometen las encuestadoras es que no le dejan claro al receptor de qué se trata el informe. Pues una encuesta no es lo mismo que un sondeo o un estudio de mercado “para la masa o el gran público todo es lo mismo y no es así. Por eso, es muy fácil desorientar a la opinión”, dijo Ritoré. Y agregó, que la recolección de la muestra (por vía telefónica o personal) cambia por completo los resultados. 

Sesgo en los cuestionarios

Según los expertos, las encuestadoras muchas veces trabajan para la empresa que la contrató. Por tal razón, las preguntas irán dirigidas para que la población consultada diga lo que ellas quieren tener.  Lo anterior, hace que el cuestionario no sea el más objetivo.

La opinión

Mario Morales
Analista de medios
“Las muestras que utilizan las encuestadoras muchas veces son bajas e inexactas si se generalizan al universo país. Se requiere que haya una mayor cantidad de encuestados para tener resultados más exactos”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.