Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Reuters Lunes, 28 de octubre de 2013

Un jurado de Los Ángeles decidió el miércoles por unanimidad que el promotor de conciertos AEG Live no fue responsable por la muerte por negligencia de la estrella de la música popular Michael Jackson.

El veredicto, que determinó que el doctor contratado por la empresa no era incompetente para el trabajo, cierra un juicio de cinco meses que ofreció una mirada a la vida privada y los últimos días del cantante y amenazaba con sacudir el modo en que las empresas de entretenimiento tratan a sus talentos.

“La decisión del jurado reivindica a AEG Live, confirmando lo que sabíamos desde el comienzo: que aunque la muerte de Michael Jackson fue una terrible tragedia, no fue una tragedia por el accionar de AEG Live”, dijo el abogado defensor Marvin Putnam, en un comunicado a los medios de comunicación posterior al veredicto del tribunal estadounidense.

La madre de Jackson, Katherine, y sus tres hijos demandaron a AEG Live por la muerte del cantante en el 2009 en Los Ángeles debido a una sobredosis del somnífero usado en cirugías.

La familia Jackson alegó en su demanda que AEG Live contrató de manera negligente a Conrad Murray como el médico personal de Jackson e ignoró las señales de que la salud del cantante se había deteriorado antes de su muerte.

Murray, que atendía a Jackson mientras el cantante ensayaba para la serie de conciertos “This Is It”, con los que relanzaría su carrera musical, fue condenado por homicidio involuntario en 2011 por administrar el propofol que causó la muerte a la estrella.

Los abogados de la familia Jackson habían sugerido en sus últimos argumentos que los daños podrían exceder los US$1.000 millones.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.