Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa miércoles, 8 de agosto de 2018

La Contraloría General de la República, CGR, auditó dos obras en Honda que se adelantaron con recursos del Sistema General de Regalías.

Las pruebas que adelantó el ente de control a las obras que se hicieron con recursos de regalías, arrojaron que no cumplen con la normatividad técnica.

La Contraloría General de la República, CGR, auditó dos obras en Honda que se adelantaron con recursos del Sistema General de Regalías, SGR, una de ellas fue la construcción de presas que tienen como finalidad mitigar el riesgo que genera el río Gualí.

Según el ente de control, la revisión dejó siete hallazgos administrativos con el mismo número de presuntas incidencias disciplinarias, uno con una posible incidencia penal y dos más serían fiscales por una cifra superior a los $15 mil 822 millones.

PRESAS NO PASARON LA PRUEBA

Entre el listado de hallazgos se explica que tras adelantar una visita fiscal se evidenció que las obras recibidas y pagadas “no cumplen con las especificaciones técnicas mínimas requeridas”.

El ente de control argumenta que a pesar de que en 2008 se tenía un listado de costos que emitió Cormagdalena, basado en un estudio de la Universidad Nacional, en el que se explicaba las medidas específicas del concreto para el cuerpo de la presa, la placa de protección y el muro lateral, finalmente, la administración municipal de la época no lo aplicó.

Y desde la etapa precontractual “contrató una resistencia inferior a los exigidos por la norma técnica (...)”.

Situación que puede generar con el paso de los años un colapso.

Luego, precisa que en visita técnica se vio en la sección tres de la presa seis, segregación del concreto sobre el vertedero, deterioro con desprendimiento en el concreto, entre otro tipo de daños.

Ante dicha situación, la Contraloría solicitó el apoyo de la Universidad de Ibagué para adelantar pruebas de núcleo de concreto de las cinco presas construidas.

El resultado de la evaluación mostró que en la mayoría de las muestras “la resistencia del concreto está por debajo de la mínima especificada para el contrato 131 de 2010”.

Razón por la cual, en concepto de la CGR no se debieron recibir y pagar, ya que dichas estructuras generan un riesgo de colapso que puede ocasionar graves afectaciones en Honda, a lo que se le sumaría la pérdida de los recursos públicos.

Ante los hechos, “la contratación no cumple con el cometido de los fines estatales, ocasionando una gestión económica fiscal antieconómica y lesión al patrimonio del Estado en la suma de $15 mil 384 millones, representando un perjuicio y pérdida al contratar y ejecutar obras sin el cumplimiento de los requisitos técnicos”.

La situación generó una observación administrativa con presuntas incidencias disciplinarias y fiscales por $15 mil 818 millones.

LOS OTROS HALLAZGOS

El informe también mostró posibles irregularidades en la contabilidad del proyecto, pues al parecer no se registró el anticipo del contrato por $4 mil 866 millones en 2010 y en 2012, se hizo uno más por $2 mil 962 millones, pero tampoco quedó debidamente legalizado.

Tras evaluar las respuestas de cada posible irregularidad detectada, el ente de control concluyó que existe un hallazgo administrativo con presuntas incidencias disciplinarias “por incumplimiento de la normatividad de los principios contables”.

MODIFICACIONES Y REFORMULACIONES

Entre 2009 y 2011 al proyecto se le hicieron cuatro ajustes, lo que generó que se pasara de un presupuesto inicial de $17 mil 836 millones a $28 mil 984 millones, dinero con el que finalmente se acordó construir cinco presas y dos muros.

Sin embargo, en el informe se precisa que el costo total de las obras que se necesitan para mitigar el riesgo que genera el río Gualí a esta población asciende hoy a los $323 mil millones, cuando en 2008 se hablaba de un valor cercano a los $80 mil millones.

Del mismo modo, recuerda que se pasó de una propuesta inicial de ocho a cinco presas y de dos muros a cuatro, “asimismo, se ve que la erosión en las márgenes del río continúan y la socavación se amplía en ambos márgenes del cauce”, se precisa en el documento.

PRESAS SERÍAN RESISTENTES

El alcalde de Honda, Juan Guillermo Beltrán, indicó que los hallazgos no tendrían que ver con su administración, teniendo en cuenta que varios están relacionados con la planeación, contratación y ejecución de la obra, “sin embargo, a pesar de que no tiene que ver con nosotros, se le exigió al contratista a través de la interventoría hacer unas pruebas de resistencia de las presas, esa (verificación) me dicen que salió de acuerdo con la norma técnica de ingeniería aprobada para Colombia”, precisó el mandatario. Añadió que actualmente, el contrato está en etapa de liquidación. Beltrán dijo que la Contraloría “tomó las pruebas de concreto sin cumplir el protocolo que establece la norma Icontec y la norma de ingeniería en Colombia”, razón por la cual el resultado fue “malo”.

Una vez se tenga oficialmente los resultados, de los que previamente se conoció que las presas sí cumplen con la resistencia adecuada y contratada en 2010, se entrará a rebatir de manera técnica los resultados entregados por el ente de control.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.