Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Johnny Giraldo López - jgiraldo@larepublica.com.co Lunes, 26 de marzo de 2018

El presidente de la Sala Penal, Luis Antonio Hernández, dijo que el ente no hace bien en criticar las posturas del tribunal

La Corte Suprema de Justicia rechazó la crítica que hizo el fiscal general Néstor Humberto Martínez contra el porte de la dosis mínima. El funcionario anunció que presentará una reforma ante esa norma para que los expendedores de droga no queden en libertad después de ser capturados.

Según Martínez, esta norma necesita ser replanteada porque es un escudo que usa la delincuencia organizada para alegar que lo que tienen es aprovisionamiento. Explicó “si son 20 papeletas, el comerciante, el malandrín de la droga, dice que son las de la semana; si son 40, dice que son las de la quincena; si son 80, dice que son las del mes, y si es una tonelada, nos dice que son las del resto de su vida”.

De acuerdo al ente investigador, la semana pasada fueron capturados 276 expendedores quedaron en libertad bajo estos argumentos.

El presidente de la Sala Penal, Luis Antonio Hernández, dijo que “hace bien la Fiscalía en perseguir a expendedores de estupefacientes, no en criticar posturas de la Corte de no condenar a consumidores como traficantes”.

Según la Corte Suprema, ni la Policía ni la Fiscalía están entregando suficientes pruebas para determinar que los capturados estén comerciando los narcóticos y que no son para su consumo. Según Hernández, algunas de estas pruebas deben ser videos de cámaras de seguridad, investigación de campo y la infiltración de agentes.

El tema ha generado tanta polémica que el candidato a presidencia por el Centro Democrático, Iván Duque ha dicho que no basta con reglamentar la dosis mínima sino que se debe prohibir terminantemente.

Algunos fallos de la Corte han estipulado que las personas puedan portar cantidades mayores a la establecida por la norma, no obstante, los togados han entregado otras pautas, entre ellas, que las pruebas para judicializar a un vendedor deben ser inequívocas.