Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Mateo Jaramillo - mjaramillo@larepublica.com.co Viernes, 6 de diciembre de 2013

La Defensoría del Pueblo es el único organismo de control que no ha tenido una reestructuración en más de 20 años.

Es por eso que radicaron un proyecto en el Congreso para fortalecer la entidad y consolidar una mejor articulación en el tema de víctimas y derechos de los ciudadanos.

En diálogo con LR, el jefe de la Defensoría, Jorge Armando Otálora, explicó cuáles son las necesidades de la institución y qué están haciendo para la defensa de las víctimas y la conciliación entre los actores sociales.

¿En qué consiste el proyecto de reestructuración de la Defensoría del Pueblo?
La Defensoría es la cenicienta de los organismos de control. En los más de 20 años no ha sufrido ninguna reestructuración. Por eso se presentaron los argumentos ante el Gobierno y el Congreso para fortalecer la institución. Sobre todo en el tema de víctimas. Lo primero vamos a hacer es fortalecer las regiones, hay zonas donde la presencia del Estado es la Defensoría del Pueblo. Somos el puente del ciudadano con las instituciones estatales. Por otro lado, tenemos que poner la casa en orden, un delegado de la Procuraduría gana el doble que uno nuestro.

¿A mayor presupuesto, mejores resultados en la Defensoría?
Hay muchos defensores comunitarios que a nivel nacional están contratados por prestación de servicios o por organismos internacionales. En Bello, Antioquia, la Casa de los Derechos está en un barrio de 20.000 personas que no está legalizado, y quién la coordina cuida niños, es el abogado, el juez, el médico el conciliador. Llevaba 5 años mediante contratos temporales, y luego de una vacante es parte permanente de la institución.

El Consejo de Estado confirmó una condena al Invías por daño ambiental en obras del Túnel de La Línea, ¿qué paso?
Desde los inicios de la obra hemos hecho un acompañamiento. El pronunciamiento es en ocasión a una iniciativa de la defensora del Quindío, luego de escuchar a la comunidad y a los representantes del consorcio.

¿Qué hacer para evitar retrasos y errores de planeación?
En principio, la Defensoría se pronunciaba e iniciaba acciones. Ahora estamos proponiendo solucionar los temas con resultados positivos. Antes de iniciar con tutelas, sentemos a las dos partes y nosotros como un tercero neutral, tratamos de hacer un escenario amigable. De lo contrario tenemos herramientas legales como tutelas o acciones ante la Procuraduría.

Ustedes han pedido ser parte de la mesa de diálogos en Cuba, ¿cómo funcionará?
Al día de hoy hay algo más de 5.700.000 víctimas que serán representadas en un grupo de 50 personas a nivel nacional. Cuando llegue el momento del punto de las víctimas, serán ellos los interlocutores en la mesa de La Habana. Podrán llevar las inquietudes, y mirar cuáles son los puntos que satisfagan las pretensiones de las víctimas.

¿Cree en la Justicia Transicional para reparar a las víctimas?
Desde el Gobierno de César Gaviria se hablaba de los mecanismos para desarrollar la Justicia Transicional. Ahora con la Ley de Justicia y Paz, el Estado ya la ha aplicado.

¿Cuál es su postura frente a la mesa de La Habana?
Frente al proceso somos prudentes y respetuosos. Flaco favor le hacemos al Gobierno con acompañamientos excesivos, que sean los voceros directos quienes hablen. Por ahora nos toca esperar qué se ha acordado para poder refrendar esas conclusiones.

¿Los empresarios recurren a la Defensoría para presentar sus denuncias como víctimas?
Sí. Por ejemplo en Barranquilla los pequeños comerciantes ya no tenían una salida por el asedio permanente de fleteos y amenazas. Ante eso trabajamos con los representantes locales y líderes de Derechos Humanos. A nivel nacional el ‘boleteo’ es permanente. Los delincuentes les cobran vacunas y eso es lo que evidenciamos. Hay que destacar la labor de la Fuerza Pública con las capturas y la judicialización, pero los criminales vuelven a las regiones o se reproducen.

¿Cómo está la situación en Buenaventura para ciudadanos y empresarios?
Es un tema lamentable y triste. Porque nos hemos ido con distintas organizaciones estatales e internacionales, pero es complicada la situación por la presencia de Bandas Criminales. Hay una ausencia de Estado y de programas estructurales. Sin embargo, a medida que se desmantelan las bandas disminuye el asedio con la comunidad. Vamos a ver qué pasa con las 33 capturas, porque la gente ya no salía de las casas.

Sin embargo, sigue siendo el principal puerto del Pacífico…
Es una contradicción. Entra un porcentaje importante y es uno de los municipios mas atrasados del pacifico. El gobernador no asiste ni manda un representante. Es triste que la violencia vaya en aumento y no haya un liderazgo regional.