Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Ana María Bedoya Jiménez - amabe2010@larepublica.com.co miércoles, 27 de febrero de 2013

el caso / Radicación: 23519 del consejo de estado

El Consorcio Henao-Rodríguez conformado por Hernan Alberto Henao, José Dionisio Rodríguez y Mauricio Calle Trujillo, adquirió el contrato para la construcción de 56 viviendas unifamiliares en el departamento de Caldas. No obstante, durante la ejecución se realizaron varios cambios en las condiciones, entre ellos, la modificación de especificaciones del contrato, demora en el pago y finalmente la liquidación unilateral del acuerdo. Ante el hecho, el consorcio presentó una demanda en contra del departamento de Caldas con el fin de que se concediera el pago en gramos de oro por conceptos de perjuicios morales y que se ordenara el pago de mayores costos administrativos por mayor permanencia en la obra, ya que según ellos, se tuvieron que ampliar los plazos del contrato en un momento de la construcción. De este modo, en primera instancia, el Tribunal de Caldas, declaró probada la excepción de ‘cláusula compromisoria’ propuesta por el departamento dentro de la acción contractual instaurada por el Consorcio Henao-Rodríguez. En recurso de apelación, el Consejo de Estado revocó la decisión, pero negó las pretensiones de los demandantes.

Consorcio Henao-Rodríguez
El Consorcio Henao-Rodríguez suscribió con el departamento de Caldas, el 28 de septiembre de 1995, el contrato de obra pública cuyo objeto fue la construcción de 56 viviendas unifamiliares. Con la demanda pretenden entre otras cosas, que se declare el incumplimiento del contrato, por hechos imputables al departamento y se reliquide el mismo; que se conceda el pago de 1000 gramos oro, por concepto de perjuicio morales; que se condene al pago de los mayores costos administrativos, por mayor permanencia en la obra, entre otros.

Departamento de Caldas
El departamento de Caldas defendió la posibilidad de que los contratos se modifiquen durante su ejecución, porque “no son camisa de fuerza que obliguen irremediablemente y sin consideración a las partes, en los procedimientos contractuales existe dinámica, la misma que rige la vida misma”. Sobre la mora en el pago, señaló que no era imputable al departamento, porque “los dineros no eran desembolsados por el Inurbe de manera rápida y si se hubiera procedido a pagar con cargo a otros rubros del presupuesto se cometería a todas luces una ilegalidad”.

Alegatos
El demandante se apoyó en las pruebas practicadas, especialmente en los testimonios del interventor, del jefe de la Oficina de Atención y Prevención de Desastres y en la bitácora de obra, que en su criterio demuestran se modificó el alcance de las obras y la mora en el pago de actas. El departamento de Caldas consideró que si algún defecto se presentó en el cumplimiento de las condiciones y de las actas de reajuste, solo perjudicó a la entidad.}

Consideraciones
La Sala advirtió que revocaría la providencia y estudiaría de fondo las pretensiones. Para justificar la decisión que se anticipa, la Subsección analizó: i) la competencia por razón de la cuantía para conocer del proceso; ii) la jurisdicción por razón de la cláusula compromisoria; iii) la jurisdicción competente para controlar la legalidad del acto administrativo que liquida unilateralmente un contrato, iv) la excepción de falta de legitimación por pasiva.

Fallo
PRIMERO: revócase la sentencia proferida el 11 de julio de 2002, por el Tribunal Administrativo de Caldas. SEGUNDO: niéganse las pretensiones de la demanda. TERCERO: niéganse las excepciones propuestas. CUARTO: No se causaron costas. En la decisión de 2002, se declaró probada la excepción de ‘cláusula compromisoria’ propuesta por el departamento de Caldas dentro de la acción contractual instaurada por el Consorcio Henao-Rodríguez.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.