Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Ripe viernes, 27 de septiembre de 2013

El astro del Barcelona y de la selección argentina Lionel Messi abandonó ayer el juzgado de Gavá, al noreste de España, tras declarar como imputado ante un juez por un supuesto fraude fiscal.

Durante su declaración, “se ha evidenciado una escasa voluntad defraudatoria y una gran voluntad de regularizar su situación con la agencia tributaria en vez de improvisar una lucha enconada con el estado”, afirmó su abogado, Cristóbal Martell, quien insistió en que, desde el principio, “la instrucción de la familia Messi fue transparencia, claridad y colaboración”.

El delantero abandonó el juzgado sin hacer declaraciones, tras unas dos horas y media en la sede judicial, donde previamente había comparecido su padre, Jorge Messi. Ambos tuvieron que declarar como imputados por una presunta evasión fiscal de US$5,6 millones relacionada con los ingresos por derechos de imagen del jugador, de 26 años, entre 2006 y 2009.

En el momento de su imputación en junio pasado, sus abogados aseguraron que el atacante “ya ha pagado lo que legalmente le correspondía”. Pero a mediados de agosto los Messi ingresaron a Hacienda US$6,7 millones para saldar la deuda y los intereses, lo que rebajará notablemente la pena en caso de que sean condenados.

El caso nació el 13 de junio de la denuncia de una fiscal de Barcelona, que acusó a los Messi de ‘burlar’ la tributación cediendo los derechos de imagen del delantero a “sociedades puramente instrumentales” ubicadas en Belice y Uruguay, considerados paraísos fiscales por la Ocde en la época de los hechos incriminados.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.