Melisa Echeverri - mecheverri@larepublica.com.co Jueves, 3 de agosto de 2017

Son los presuntos responsables del desfalco de $610.000 millones en la reestructuración de la Refinería de Cartagena.

Los exdirectivos de Reficar y la firma contratista CB&I, que son los presuntos responsables del desfalco de $610.000 millones en la reestructuración de la Refinería de Cartagena, no aceptaron cargos por enriquecimiento ilícito, interés indebido en la celebración de contratos, peculado por apropiación en favor de terceros y falsedad en documento público.

Según dijo la Fiscalía en la imputación de cargos, Orlando José Cabrales, Felipe Arturo Laverde, Pedro Alfonso Rosales, Reyes Reynoso Yanez, Carlos Alberto Lloreda, Philip Asherman y Massoud Deidehban pagarían una condena entre ocho y 22 años de cárcel en caso de encontrarse culpables por los delitos mencionados.

Esta diligencia lleva seis días, en los cuales ha sido interrumpida por varias dificultades técnicas y de salud de los implicados. Aún así, el proceso continuó ayer en la mañana, y se conocieron algunas excentricidades que tuvieron los imputados.

El fiscal del caso, Juan Andrés Rondón, expuso el material probatorio en el que se evidencia que “hay más de 20.000 facturas ilegales, una de ellas fue cobrada por $3.000 millones y otra por $173.000 millones en gastos suntuosos y extravagantes”.

Asimismo, Rondón aseguró que tres exdirectivos de Reficar beneficiaron con dos contratos a la firma CB&I, en la que Massoud Deidehban y Philip Kent Asherman participaban como representantes legales.